MIS ULTIMOS 30 DIAS

My graph

VERDADES COMO PUÑOS

"IF YOU ARE NEUTRAL IN SITUATIONS OF INJUSTICE, YOU HAVE CHOSEN THE SIDE OF THE OPPRESOR. If an elephant has its foot on the tail of a mouse and you say you are neutral, the mouse will not appreciate your neutrality " (SI ERES NEUTRAL ANTE SITUACIONES DE INJUSTICIA, HAS ELEGIDO EL BANDO DEL OPRESOR. Si un elefante pisa la cola de un ratón y dices que eres neutral, el ratón no apreciará tu neutralidad). DESMOND TUTU.


lunes, 20 de marzo de 2017

Buen regreso a MI carrera, el Maratón (3:06:29)

(39ª Marató de Barcelona, 12.03.2017)




Dos años exactos después del último maratón, llega al fin el día soñado. Quedan aparcados aquellos temores, molestias... sobre las lesiones sufridas. Me gustaría escribir olvidados del todo, pero por desgracia siempre planea una especie de recuerdo en forma de  sombra negra cuando se ha sufrido una lesión larga.

Llego muy temprano a la zona de salida, más de una hora antes, para no revivir el caos que sufrí en 2015 (fruto de una mala elección del lugar destinado a guardarropa, y que creo que ya se soluciono el año pasado). Y allí, foto en el cartel del km 42.



¿Qué hago con esa pinta? Bien, hace 2 años Paula me preguntó si me apetecía que me pintara unos falsos tattoos en la calva para la marató. La verdad, la idea no me desagradó, pero la desheché porque no quería que una novedad de última hora de alguna manera me perjudicara. Pero este año le estuvimos dando vueltas días antes, y fuí yo el que pedí que me pintara. Como estamos viendo en modo maratón la serie Vikings, de ahí vino la inspiración de los tattoos, de los personajes de Floki y Ragnar Lodbrok:




Gustav Skarsgard como Floki



Travis Fimmel como Ragnar Lodbrok


 Y de ahí, Paula y su lápiz produjeron esta transformación en mi cabeza:







El único pero es que estas pinturas se efectuaban la noche del sábado; ¡no iba a ser tan cruel de hacer levantar a mi esposa para que me pintara antes de las 6 de la mañana! Procuré no moverme demasiado para no pringar la almohada, y por la mañana, osadamente - digo esto porque soy absolutamente torpe - me atreví a ponerme una calcomanía que venía que ni pintada para la ocasión: unas alas muy vikingas que rodeaban la frase slogan de ASICS en su última campaña: DON'T RUN, FLY 

No está mal para haberlo colocado yo solito. Incluso las alas torcidas quedan bien ;-)


La ropa ya estaba más que decidida, era la misma que lucí en la Mitja de BCN y la Maratest de Badalona. Finalmente me decidí a aparcar los calcetines largos de compresión suave, porque se preveía una alta humedad, y quería estar más fresco. Ah, añadí a mi indumentaria unos semi-manguitos de lycra que me preparó Paula, rendido a la evidencia de que ni aplicándome kilos de vaselina evito quemaduras en la cara interna del bíceps por el roce con la camiseta.

Sin la capitana de mi alma yo sería un pirata errante, sin rumbo



 Las zapatillas también estaban estrenadas y testadas en las carreras mencionadas. Unas ASICS Gel DS Trainer NC 21, versión neutra de este exitoso y ya longevo modelo de competición-entrenamiento de ASICS. 248 gramos de peso, que la hacen adecuada sobre todo para ritmos entre 4:30 y 4 el km. Corredores ligeros, por debajo de 75 kgs, la pueden utilizar incluso de entrenamiento. Yo la estoy destinando a competiciones y entrenos de calidad, para las tiradas largas prefiero las Nimbus. Estoy contento con estas DS Trainer, gentileza de ASICS, que me facilitó un modelo "Not For Sale" ( a mí estas cosas me gustan, lo confieso). ASICS, como ha venido haciendo en los últimos maratones de BCN, sacó a la venta recientemente un modelo específico para Barcelona 2017, en edición limitada. Una zapatilla bonita, pero algo menos ligera que la DS Trainer, y con un drop aparentemente más largo.


A mí me gusta la DS Trainer, esa sensación de golep con el asfalto en bajada, que si das caña hace que la gente se gire y todo, porque es ruidosa. Parece que no esté amortiguada, pero la verdad es que sí vas bien protegido. Desde la discontinuación de la Sky Speed, la Trainer esta ha sido mi zapatilla de competición para maratón y medio maratón. Incluso para 10k, aunque para esta última prueba prefiero ir algo más ligero. O prefería, porque ahora soy más precavido y temo no ir bien amortiguado con una zapatilla más ligera...



La flamante ASICS Gel DS Trainer NC 21. Ya está en el mercado la 22


Bien, quienes me leyeran la anterior entrada saben que he decidido un objetivo para este maratón de 3:02:49. Un objetivo realmente ambicioso, que supondría segunda marca personal de realizarlo. Con la secreta esperanza de , si me es posible apretar hacia el final de la carrera, conseguir marca personal. Pero ese sueño se había difuminado a lo largo de la semana previo, y queda desmontado definitivamente cuando veo que las previsiones meteorológicas no van a ser favorables a nuestros intereses: temperaturas entre 14ª y 17º, con humedad relativa de más del 70%. Esa funesta combinación - que ya se dio 4 semanas antes en la Mitja BCN - producía un handicap para mi objetivo de 40"-60", siendo optimistas.

 Entro muy temprano en el cajón de salida, a falta de algo mejor que hacer. Quiero disfrutar de esas sensaciones previas a la salida de un maratón, saborearlo. Llevo puesto mi habitual chubasquero desechable, pero la verdad es que mucho antes de la salida ya me lo quito, no hace ninguna falta. y de hecho, hace tanto calor que esa lluvia de camisetas viejas que se produce instantes antes de la salida de un maratón, aquí brilla por su ausencia. Finalmente me he dejado la cinta pectoral del pulsímetro en el guardarropa. Lo doy por bueno. Como días antes dudaba si usarla o no, pienso que el destino ha decidido que no la llevara. En mi último maratón corrí sin ella, por comodidad, y me fue perfectamente. Pero hoy la verdad es que, visto lo que narraré a lo largo de esta crónica, me habría ayudado.


Por fin empezaron a llegar colegas: veo pasar a Rafa Pérez hacia la parte delantera del cajón, viena a saludarme David Jiménez de Blog Maldito - le envidio su delgadez; el cabrón debe pesar 67 kilos como mucho -, y charlo con Noé Cárdenas, un lector de mi blog que me dice algo que me parece entrañable: "he creido reconocerte, pero no te he saludado pensando que estarás saturado de saludar a tanta gente". Noé, amigo, te agradezco tu cariño, pero como te dije, me leéis cuatro gatos - ahora bien, sois unos gatos muy veloces - . Veo que Noé lleva, como yo, una pulsera con tiempos de paso, y veo que pretende 3:05, él y dos colegas más. Llega Enric Ribera, sorprendido por mi look, y sabiendo lo ambicioso que es y que no está en su mejor momento atlético, le sugiero salir con Noé y compañía a ritmo de 3:05. Sí, Noé, gracias a tí decido aplicarme handicap al objetivo, y ser prudente. Pienso, sumaré 30" más por cada 10 km en mi pulsera de tiempos.  Esto no es corriente, fastidia mucho tener que reducir las aspiraciones en la linea de salida después de haber estado entrenando 3 ó 4 meses. Pero el maratón es así... 



Enric en principio me dice que sí, pero se va para adelante al ver a David Prats. Me alegro mucho de ver a David en la salida, ya que había tenido problemas recientes, que por ejemplo le impidieron participar en la Maratest de Badalona estando inscrito. Sé que Enric es ambicioso y luchador, así que me imagino que saldrá fuerte. Pero insisto, el día no está para hazañas, como luego explicaré. De hecho, mi sensación es de que vamos a tomar la salida en una carrera primaveral; el tiempo sería agradable para un 5k o un 10k, pero maratón... Así lo comento a Noé y compañía, poco antes del pistoletazo de salida.


Me habré vuelto un tío duro, pensaba que me iba a emocionar más, después de 2 años sin maratones. Nunca olvidaré la salida de mi primer maratón, en BCN 2008, mientras por mis cascos sonaba "Philistines" de Gregory Isaacs, y veía todos aquellos espectadores en el centro de la Plaza España. agitando banderas de decenas de países.


Salimos, pero no veo a Noé, y ya no le veré en toda la carrera. Salgo tan controlado que el primer km lo hago en 4:42! (mi ritmo promedio objetivo para hoy es 4:23). No pasa nada, la experiencia me permite controlar la ansiedad; otros años me habría puesto a acelerar para recuperar de inmediato... No es necesario. Incremento el ritmo, y no dejo de disfrutar del ambientazo y la "gentada" que hay en el barrio de Sants. Parece que hayan bajado todos a la calle, no cabe ni un alfiler. ¡Mola!



Voy ajustando los ritmos, a 4:20 - 4:21, y finalmente llego al km 5 en 22:08. Está bien, son 15" segundos más de los previsto en mi pulsera. Es correcto, quiero añadir 30" cada 10". Poco antes pillo a David Prats, y charlamos un poco. Nos deseamos suerte. Me alegra ver en la clasificación final que David ha corrido con cabeza, y pesar de acreditar sub 3h, hoy ha sabido conformarse con su estado actual, y firma un buen 3:10:57 con un ligero split positivo. Bé, David!



David Prats, a la izquierda,  llegando a la recta de meta (Marathon-Photos)

Este ha sido mi primer encuentro, habrá más (lamentablemente). Oh, confieso que este año se me hace algo incómodo el sube-baja por Les Corts. No corro del todo suelto, la verdad. Aquí no hay mucho historia que contar, llego al km 10 en 43:47, cuando podía (debía) hacerlo en 43:56. Pero bueno, he estabilizado los ritmos, he ido entre 4:23 y 4:24, está bien. Poco antes de llegar al km 12, después de ese baño de animación que supone la gente agolpada en Tarragona y Diputació - ¡cuánto público ha ganado este maratón! Ahora hay que poner vallas para el público en esos tramos - me sucede algo desagradable y extraño. Tomando la curva en Vilamarí para entrar en Gran Via, me pasa al lado, golpeándome, un corredor. Me sorprende, porque en ese punto yo estaba corriendo solo, sin nadie al lado, y había un montón de espacio. Otro corredor enfadado le grita "Tú eres tonto" y, yo me animo y grito "¡Este tío es gilipollas! ¿Por qué me pasa al lado?". tentado estoy de seguirle y afearle su conducta. Hay algo raro. El tío, de aspecto magrebí, lleva calcetines de compresión. Hasta aquí, todo es muy maratoniano. Pero de rodillas para abajo, no tanto: ¡piratas no deportivos y camisa de manga larga! Lleva un dorsal, eso sí. Creo que es un piratilla que se ha colado en la carrera, haciendo el loco. Por suerte, me olvido de él. Enfadarse en un maratón no es bueno.


Poco después de pasar el km 12. El maquillaje vikingo parece intacto  (foto de La Bolsa del Corredor)

Nos vamos a la gran Vía, un buen lugar para regular el ritmo, la eterna subidita por Paseo de Gracia, y al km 15 en 1:05:54. Según mi plan de sumar 30" cada 10 km a mi objetivo original, debía haber llegado en 1:05:44. Está bien, 10 segunditos de nada. Justo en el 16 están mis niñas, a las que les cojo las gafas de sol, porque parece que a partir de ahora harán falta. 


Bajadita balsámica por delante de la Sagrada Familia (foto de Marathon-Photos)


En la calle València saludo  a un corredor que lleva una camiseta de la C.A. Moaña. Le pregunto si es de allí, y me dice que sí. Le revelo mis veraneos habituales en la vecina Cangas, y las ganas que tengo de volver a entrenar por allí. Me revela que trabaja de camarero en el Merendero de la Mari, magnífico restaurante marinero de BCN. Pues iré a verte allí, amigo, a que me pongas una de esas paellas de las que tanto me privo y que tan bien hacéis.

Ya en Meridiana, subiendo allí veo a mi cuñada Sara, mi cuñado Jesús y mi sobrino Jesusito. Pena que el pequeño no me mire, en el momento en que paso algo capta su atención. Este sobrino que apenas tiene un añito es un auténtico maratoniano campeón, un verdadero crack, es el prematuro de menos semanas de gestación que ha pasado por la Clínica Dexeus. Un luchador desde el instante en que nació, así que no me extrañaría nada dentro de unos años verle correr esta prueba.

Llego al km 20 en 1:27:45, 19" más tarde de lo previsto, pero sigo dándolo por bueno.  Al medio maratón en 1:32:35, frente al objetivo de 1:32:26. Es más que aceptable. La carrera está yendo bien , y ya he encontrado la comodidad. A mi cuñado Jesús, ya en la bajada por Meridiana, le indico que los tiempo de paso que le facilité debe sumar entre 1 y 2 minutos (él no sabe que he ajustado mi objetivo en la salida).

Pronto llega uno de los tramos más odiadado de la Marató, la parte de Gran Vía en que a veces hay viento, pocas veces gente y si no estás bien, empiezan a aparecer problemas que niegas. Yo estoy rodando bien, y llego al km 25, justo cuando se inicia la larga bajada de más de 1 km por Rambla Prim, en 1:49:23. Me he desviado un pelín del objetivo, pero voy holgadamente bien para bajar de 3:05. 


Empezando el largo descenso por Rambla Prim. A mi lado Bernat Gisbert, un debutante en maratón que no conocía, con el que charlé instantes después (foto capturada de un vídeo de Zurich Marató Barcelona)


Un avituallamiento a 100 metros, donde me toca administrarme un gel ( el plan ha sido el habitual: 15 minutos antes de la salida, y luego en los kms 5, 15, 25 y 35). Un joven atleta senior a mi izquierda me pide agua, porque no ha podido abastecerse. Nos vamos pasando la botellita y comentamos la jugada. Primer maratón para él, con objetivo ambicioso de 3:05. Nos animamos mútuamente y nos damos la mano. Finalmente Bernat veo que acaba en 3:08:43. Està molt bé, noi, com a primer marató! Segur que al següent ja baixes de 3 hores, no ho dubto.

Llegamos al 26, inicio del ligero sube-baja por Diagonal hasta la torre Agbar, uno de los tramos con menos fans del maratón. Además, si no estás bien aquí suele empezar a notarse. Veo, para mi sorpresa a mi cuñado Jesús, a lomos de su bici, yendo por la acera en paralelo a mí. Mola. Poco después, paso a un corredor que lleva en la espalda de su camiseta el nombre de Stradford-Upon-Avon. Recordando el lugar de nacimiento del genio de las letras animo a este corredor al grito de "Go Shakespeare!". Nos deseamos suerte.

Pasado el km 27 tengo otra sorpresa, no del todo inesperada, pero sí desagradable. Veo que atrapo a Enric Ribera, que ha salido demasiado animado, y ahora lo estará pagando. No soy nadie para dar consejos que no me han pedido, y menos a un atleta de tanta experiencia y calidad como Enric, pero creo que a mí me gustaría que un amigo me dijera unas palabras cariñosas cuando paso un mal momento. Así que le pregunto como está, y le sugiero que recupere. Y sigo hacia adelante. Enric es el primer sub 2:55 al que hoy superaré...



Enric Ribera en recta de meta. Acaba en 3:12:32, una buena marca, lamentablemente conseguida con sufrimiento. Seguro que Enric hubiera podido mejorarla mucho de haber sido más prudente


Bajando ya por Meridiana, me desboco un poco. Recuerdo lo que pasó hace dos años, que llegué al km 30 sintiéndome super fuerte, y capaz de apretar el ritmo y pulverizar mi marca personal, como así fue. Pero esta vez, señores, ME HE SOBRADO. Y como diría mi hija mayor, el karma te lo devuelve. Me he sobrado, porque una cosa es sentirte bien, acelerar y pasar a decenas de corredores, lo que es legítimo, y otra es proclamar a los cuatro vientos lo bien que va uno. Así que poco después de pedirle a mi cuñado que se quede mis gafas de sol, que ya está el día muy nublado, le pregunto si lleva velocímetro. Ante su respuesta afirmativa, le pido que cuando yo le avise, que me marque ritmo de 14 km/h, o 13,9 km/h. Son ritmos de 4:17 - 4:19 /km. No son descabellados, son los previstos inicialmente. Pero la sobrada, aparte de la ambición, es que esta conversación tiene lugar a distancia, y por tanto en voz alta, y me parece que no debe ser agradable que, cuando estás en un mal momento, venga un tío con los ojos y la calva pintada - un servidor -  a vacilarte del acelerón que va a pegar. Así que pido disculpas públicamente por mi actitud soberbia, impropia de un atleta de fondo. Pero como veréis en las siguientes lineas, el karma me dio poco después un recadito...



Por mi cara, aún parece un buen momento de la carrera, aunque está tomada después del km 30 (Marathón Photos)

Hasta el  km 32 la cosa va saliendo, y al llegar allí , me despido de mi cuñado con aquello que siempre digo: "se acabó el calentamiento, ¡ahora empieza el maratón". Hacia el 33 tengo otro encuentro indeseado: alcanzo a Rafa Pérez, que intuyo ha salido a por un sub 3h más o menos holgado - su marca está en 2:55 - y se ha pegado un murazo. Como me ha pasado antes con Enric, quiero dedicarle unas palabras cariñosas, y le digo que no mire el reloj, que pase. Rafa es fuerte mentalmente, y creo que supo sufrir lo que le tocó, que fue bastante. Segundo "cadáver" recogido. Y la verdad, es triste. Porque siempre digo que en una maratón es triste recoger cadáveres, pero a la vez supone la constatación de que la nuestra ha sido la estrategia correcta. Pero ay, si el que recoges es el de alguien que es tu amigo, o compañero, ya no es lo mismo...


Rafa Pérez, otra víctima del muro (3:14:25, para un atleta de 2:55). Es envidiable esa actitud de llegar a la recta de meta sonriente, después del calvario que tuvo que pasar (Marathon Photos)

Poco después de Rafa, supero a una joven atleta danesa de categoría senior. No la conocía, obviamente, pero merece ser mencionada por varios motivos. Llego al avituallamiento del 35 necesitado de energía, ya que desde el 33 estoy en parciales entre 4:27 y 4:31; bueno, el último me ha salido a 4:26, pero no era lo proyectado. Llego aquí en 2.33:01, y el objetivo era de 2:32:17. Aún podría bajar de 3:05, puesto que el objetivo era 3:02:38 + 2' = 3:04:38. Hay un colchoncito, pero empezarán a fallar las fuerzas...

Delante de la Ciutadella están de nuevo mis nenas, a las que les lanzo mis manguitos, y rechazo el gel que me tiende Erica, pues ya he cogido uno en el avituallamiento. Y ahí me despido de mi gran equipo logístico.

Erica, Jesús e Iria (foto de Paula M. Veiga)


Me encamino al Arco de Triunfo, y ahí empiezo a ser consciente de que estoy flaqueando, ya que en esa subidita ya me pasa algún corredor. Hoy el público ha estado fantástico en todos los puntos, pero yo ahora necesito más apoyo que nunca. Así que poco antes de pasar bajo el Arco, donde se agolpa la mayoría de espectadores, alzo mis brazos reclamando ánimos, y grito, como he hecho en algún maratón: "Dónde está, no se vé, la afición de los culés", y la respuesta es inmediata :-) Eso me da un subidón, pero instantes después, un consiguiente bajón, y es que estoy hecho polvo. He pagado mi inconsciencia, y empiezo a acordarme de que si hubiera llevado el pulsímetro, no me habría animado tanto kilómetros antes. En mi plan de carrera estaba empezar a apretar, si me veía con fuerzas , en el 35, y justo es en el 35 cuando he empezado a decaer... En la curva para encarar Ronda Sant Pere, me pasa la atleta danesa de que hablaba antes; es la constatación de que mi estrategia ha fallado.



Resoplando, mientras Julie Tarp se dispone a adelantarme (Marathon Photos)

Y ahora empieza un pequeño calvario de poco más de 5 kms. Me da rabia, porque después del último maratón me había prometido no volver a sufrir inútilmente, y disfrutar de esta parte final del maratón. Porque desde Plaza Catalunya hasta el final SE DEBE DISFRUTAR. Una vez más el exceso de ambición me impide llevarme esa sensación. "Consejos vendo que para mí no tengo". Ese soy yo. Escasos días antes del maratón, en el Blog Maldito le aconseje a un corredor que dudaba de su objetivo que saliera a determinado ritmo y, si se veía bien, le diera caña a partir del 35. Pero yo he empezado a apretar antes del 30... Y llego al 37 en un parcial de 4:37. Eso es un fade como la copa de un pino...

Bajo por Portal de l'Angel y Via Laietana,  intentando recuperarme, pero estos tramos se me hacen cortos esos tramos porque necesito rehacerme. Al girar en Correos, tercera "víctima": Pedro López, el fino atleta del C.A. Running, abonado al sub 3h, 2 semanas antes Mitja de Gavà con la liebre de 1:24 corriendo cómodo, hoy pincha. Hablamos un poco, me comenta que va jodido de los gemelos desde hace kms, le doy ánimos.


Pedro López, que a pesar de sus problemas finaliza con una buena marca, 3:07:12





La bajada me ha sentado bien, pero llego al 39 en 4:47, y al 40, el inicio de la escalada a los infiernos, en 4:44. Aquí me planto en 2:55:55 y, por tanto, queda difunto definitivamente el objetivo sub 3:05. Ahora inmediatamente me pongo otro, conseguir mi tercera mejor marca, y mi segunda mejor en este maratón. Para ello hay que bajar de 3:07.

Julie Tarp, la danesa de la que he hablado antes. Magnífica marca (3:04:16)  y posición (10ª de su categoría) para esta joven atleta que corre el maratón en un casi simétrico split



Pasando el km 40, antes de iniciar la subida al Paral.el (foto capturada de un video de Zurich Marató Barcelona)


Inicio el ascenso al Paral.lel, que tan glorioso fue hace 2 años, pero que en esta ocasión se va a parecer más al de 2013... Por suerte no aparecen calambres ni problemas. Saco el espíritu luchador que me caracteriza, y al km 41 en 4:48. Es muy aceptable. Carlos Ala, triatleta de élite que fue mi quiromasajista, me dijo en una ocasión algo muy sabio y que he comprobado, por desgracia, que es cierto: "cuando petas, te pones al ritmo al que haces carrera contínua". Tiene su lógica, el cuerpo busca descanso, comodidad, y lo más que acepta es el ritmo de tu tirada larga o tu easy run. Recordando eso, lucho para que mi ritmo no supere los 5:00 /km, que es al ritmo al que suelo hacer las tiradas largas.




El suplicio del Paral.lel es que ves el arco al fondo, y parece que nunca puedas llegar. Era mucho más agradable llegar por Sepúlveda, como hace unos años. Además, era bonito pasar por el Mercat de Sant Antoni. Pero aquí estamos, vamos a por el 42.

Obsérvense mis dientes apretados, dándolo todo (foto de La Bola del Corredor)


El público del Paral.lel es una pasada. Me recuerdan a los espectadores de un equipo modesto de fútbol cuando juegan contra un grande. Esos ánimos, por tu nombre, sientan superbien, son combustible. Siempre he estado agradecido a voluntarios y público, pero este año se han salido. Y he sentido  una cosa nueva: Barcelona empieza a ser consciente de que la Marató le pertenece, es algo suyo. Está muy bien que se "vasquice" el público. Aúpa!


Sufriendo en recta de meta (foto de Zurich Marató Barcelona)

Levanto los brazos una y otra vez para recibir los ánimos del público. Maravillosos, responden como un resorte. La gente quiere a los maratonianos, ¡mola! Al fin, la dichosa esquina del km 42, he llegado en parcial de 4:52. El orgullo se ha impuesto, nunca por encima de 5:00 /km. Y ahora la recta de meta. Y olvido ese gran consejo de disfrutarla toda ella, y la empiezo con dientes apretados. Pero cuando por fin va a ser mía, aparece la sonrisa, y contenida alegría. Y la verdad, tras cruzar la meta siento más alivio que felicidad. Lo he llegado a pasar mal, sí.




Acabo en 3:06:29. Mi tercera mejor marca de todos los tiempos, mi segunda mejor marca en BCN y, esto es significativo, la mejor marca que, al conseguirla, no ha supuesto mejor marca personal. He sufrido, pero podía haber sido peor. Suerte que la prudencia en el cajón de salida me llevó a moderar mi objetivo inicial. Desde el km 25 he ganado 313 posiciones absolutas, que es una exageración. No sé como ha ido en el 25, 30, 35, 40, porque mi dorsal chip ha fallado en todos esos puntos (¡nota muy negativa! Si llega a fallar en meta qué, ¿me quedo sin tiempo real ni clasificación?). Esas 313 posiciones ganadas desde el km 25 hasta meta implica que he pasado a 18 atletas cada km, una auténtica barbaridad. 










Cito ahora a algunos amigos como Noé, que finalmente me temo que pincha y se va a 3:16:22. Claro que este hombre había firmado en Sevilla hace un mes un 3:05, así que lo que ha pagado es el esfuerzo ( y, como suele suceder, un medio maratón inicial demasiado rápido).

Noé Cárdenas


David Jiménez, el autor de Blog Maldito, hace una buena carrera. Buscaba el sub 3h, sabiendo que era muy difícil esta vez. Creo que lo hubiera conseguido con otra estrategia, porque pasó la primera media demasiado de prisa (1:28:46). En todo caso, no cabe hablar de muro en su caso, pero sí de una hostia algo superior a la que yo he sufrido, al menos según los números. Mi split positivo se ha traducido en correr 4 segundos por km más rápida la primera parte de la prueba, y en el caso de David la diferencia es de 13 segundos. Pero el tío ha sabido sufrir y, de hecho, a pesar del evidente fade de la segunda parte a partir del km 30, aún así ha ganado posiciones relativas desde la primera mitad. Eso me hace pensar que ha habido decenas de corredores que han intentado sub 3 y se han pegado un mazazo de aúpa.

David Jiménez, entrando en recta de meta, con un magnífico tiempo de 3:01:49 


Todas esas historias que he narrado de compañeros fallando, algunos estrepitosamente, en sus intentos de sub 3h, o sub 3:05 - me incluyo - no tiene más que una explicación: todo el mundo ha sobrestimado sus posibilidades en el día de hoy. Había que aplicarse handicap por temperatura-humedad. Todo el mundo se ha equivocado; yo también, pero el que menos de los mencionados. Por eso yo he recibido un golpecito leve, David un cachete, y el resto de colegas, una hostia considerable. 



Manuela entrando en meta


Hago mención especial a Manuela Villoldo, que en su debut en maratón, no siendo ya una jovencita, firma un 4:26:07. Muy grande, tantos años sacando fotos, yendo a animar a su pareja Oriol y los amigos de éste, y Manuela da el salto "al otro lado de la valla" para firmar este su primer maratón con un espléndido tiempo. L'enhorabona!


Video editado por XDIAMONDSTAR (nombre de guerra de mi hija menor)



Beaches & Deserts... La letra de esta canción me hace pensar en lo que es el maratón para mí:

Beaches and deserts where you take me
Beaches and deserts where you take me
From low to high
From wet to dry
Beaches and deserts where you break me
Beaches and deserts where you break me
From safe to sound
From lost to found
And I love these extremes of you
Don't wake up without dreams of you
Here on the edge of you
Is where I will live
Beaches and deserts where you leave me
Beaches and deserts where you leave me
Beaches and deserts where you grieve me
From good to bad
From happy to sad
And I love these extremes of you
Don't wake up without dreams of you
Here on the edge of you
Is where I will live
Here on the edge of you
Is where I will live forever
I will live forever
Here on the edge of you
Is where I will live forever
I will live forever
I will live forever

(Wendy Page, para A Guy Called Gerald)


Sí , playas y desiertos... Y en ese filo es donde viviré para siempre :-)

Y ahora, mi resumen: estoy contento de haber vuelto a correr un maratón 2 años después: ha sido una auténtica travesía del desierto salpicada con dudas, temores... Esta es mi carrera, y por fin he vuelto a ella. Y siempre , siempre, se aprende algo. En esta ocasión, que llegar al km 30 fresco no es garantía de llegar a la meta en las mismas condiciones. En mi cabeza tenía como referencia mi maratón de 2015; pensaba que todo iba a a ser igual que entonces, pero no ha sido así del todo. Me he perdido aquella maravillosa sensación de llegar a tope, disfrutando de cada metro final de carrera desde el km 32. La Marató de BCN, desde Plaza Catalunya hasta el final, tiene un recorrido tan chulo que no vale la pena perderse esas sensaciones mágicas por una mala estrategia. Aunque la verdad, no ha sido tan grave. 

Pero sí me llevo una lección: si manejas una serie de test predictivos de marca, quédate con el más pesimista. En mi caso, el resultado en la Mitja de BCN me pronosticaba 3:04:51. Si a eso le aplicaba un handicap de 2', el objetivo habría sido de 3:06:51. Seguramente con ese ritmo algo más conservador me habría sido posible dar caña a partir del 30 y no desfallecer. La marca final habría sido parecida, no mucho mejor, pero sí conseguida de forma mucho más eficaz y satisfactoria. 

Ah, el otro error: en momentos de duda sobre mi estado de forma, el pulsímetro es importante. Seguramente iba ya muy subido de pulso en los kms previos al 30, y al no tener la información me animé demasiado.

Y hasta aquí la crónica de este maratón. El siguiente será en otoño. ya iremos revelando dónde :-)


Con la bien ganada medalla. Por cierto, microletra: hacen falta gafas para leer nombre y marca






































4 comentarios:

RunnerMania dijo...

Enhorabuena Toni!!!
He estado leyendo tu crónica y como no...me ha hecho revivir aquella mañana del 12 de Marzo!! Tengo que decirte no obstante que no me hacía leer tu crónica porque a pesar de que saliste un poco más rápido que yo, pude verte en varios puntos de la carrera. Recuerdo especialmente que te tuve muy muy cera allá por el km 28 que creo que coincide con la llegada a la Torre Agbar y el giro a la izquierda. Estuve viéndote y corriendo detrás de ti hasta casi el 32 y también vi cómo alguien que iba en bici iba acompañándote. Hubo un momento que estuve a punto de llamarte para que te giraras y tal...pero ya sabes que en ese momento en el que está a punto de llegar el temido km30 uno intenta ir lo más concentrado posible en el ritmo y no dejarse llevar ni gastar más energías de la cuenta. Pensé sinceramente que si aquel era el primer punto donde te veía, tarde o temprano acabaría corriendo contigo pero luego no fue así. Es más, casi le digo a tu cuñado cuando íbamos por el centro comercial diagonal mar que te avisara y tal...pero no lo hice.
En mi caso y como te comenté en la salida, venía a intentar la machada de correr una segunda maratón en menos de un mes porque el día 19/02 había corrido en Sevilla. En mi caso, ya lo sabes, tenía intención de bajarme del burro de las sub3h y correr mucho más cómodo a 4'23'' el km.para acabar firmando un sub 3h05. Así lo hice sin problemas hasta llegados al km 34 donde habían preparado mi muro....Esta vez fue una sensación totalmente diferente a otras puesto que si, fue un muro, pero fue un muro muscular puro y duro. Evidentemente no puedo decir que allá por arco del triunfo fuera como una rosa ni mucho menos, pero recuerdo perfectamente que antes de pasar por debajo del arco tuve que parar por primera vez a estirar. Tenía los cuádriceps totalmente bloqueados, duros no ....lo siguiente. Es evidente que el tema de haber corrido tres semanas antes me estaba pasando factura y así fue hasta el final. Tuve que volver a pararme en la plaza de la catedral, no pude disfrutar en absoluto la bajada por puerta del ángel, iba clavadísimo!!! y de ahí llegar a capitanía fue un suplicio. Menos mal que justo en capitanía y cuando estaba estirando me animaron mucho un grupo de andaluces que iban acompañando a una chica y eso me hizo subir a ritmo más o menos decente el paralelo. No obstante y tras haberme parado ese par o tres de veces me vi obligado a tirar la toalla e inténté guardar los muebles para al menos llegar a meta. Menos mal que pude hacerlo y tanto es así que subí la última parte (después de la gasolinera) con mi hijo de 4 años en brazos. Disfruté como un enano llegando andando con él pero ya sabes....el sabor agridulce siempre estaba ahí...En mi caso lo que me pasó es lo que comentas en tu crónica, Sevilla me pasó un facturón que no veas...y es que al fin y al cabo es lógico...es demasiada tralla para el cuerpo en tan pocos días. Te digo más, hoy es día 20, he salido a trotar y a los 3km me he tenido que volver porque todavía noto un quemazón en los cuadríceps alucinante. Toca descansar y descansar de verdad.
Me hizo mucha ilusión verte!! la próxima prometo llamarte y así no pasar sólos por esa agonía ok? Yo ahora quiero recuperarme bien, tengo intención de volver a tope para la mitja del mediterrani o la mitja del prat y mejorar mi marca de 1:23:30 para a partir de ahí, enfilar una vez más el camino hacia otra maratón, espero esta por debajo de las 3h.
Muchísimas gracias por tus palabras en tu crónica!! me ha encantado!! yo esta vez no he escrito ninguna en mi blog (Runnermania blogspot) pero igualmente, estamos en contacto! espero volverte a ver en alguna cursa. Si por lo que sea entrenas para sub3 y quieres intentaro en bcn el año que viene, ahí estaré!! ahí o en Sevilla!!
Un abrazo!!

Antoni dijo...

Noé,

sí, viendo algún video me ha parecido que pasamos muy cerca en algún punto de control, no recordaba cuál era... Ya ves, ahí me sobré bastante, si te hubieras unido a mí igual nos hubiera ido mejor a los dos. Es curioso que nos haya pasado algo parecido: control de la carrera hasta el 34, y después, desfallecimiento. Pero ya has visto, la gente que conozco que tiene unos marcones en maratón - y ni te cuento en 1/2 y 10 k - se pegaron una hostia considerable... Y tú te has dado mucha caña! Yo estoy recuperando mejor de lo esperado, tras los dos días posteriores. Esta mañana he hecho mi cuarto trote de recuperación de 20', y ya voy muy cómodo. El míercoles ya pasaré a 30', y ritmos ya "decentes". La recuperación es muy importante después de maratón: yo siempre me doy un baño de hielo y agua helada de 20' al llegar a casa, y dos días después un buen masaje.

En mi calendario a partir de ahora estoy inscrito ya en El Corte Inglés, Nou Barris y DIR Guàrdia Urbana. Es posible que caigan también Martorell, Bombers y la Milla de la Sagrada Familia. Seguramente también La Maquinista (5k) y Vila Olímpica (5k ó 10k).
Para septiembre probablemente Poble Nou, la Mitja de Sabadell, y luego un maratón de otoño. Estoy pensando que después de ese podría venir Sevilla, con intento sub 3h si es posible. Espero que nos veamos en algunas de esas carreras!

Un abrazo, amigo, y muy agradecido de que sigas mi blog! :-)

David Jiménez dijo...

Ningún km por encima de 5 y sabiendo gestionar el ocaso. Por muy mal que en algún momento creas que te haya ido la Marató como tuversión optimista hubiera preferido a mí me parece que es para estar más que satisfecho. Tçu lo has dicho, muchos cedieron de forma abrupta, así que aún más mérito el controlar una prueba en situación meteorológica complicada.

Salud, Antonio

Antoni dijo...

David,

sí, la verdad es que tengo que estar contento. El problema ha sido que me he empeñado en comparar este maratón con el de 2015, pero había una gran diferencia: En BCN 2015 venía después de una primera maratón post-lesión en Donosti 2014 (con 3:06:57) y, tras 3 semanas de recuperación, y un ciclo específico de 12 semanas, estaba a tope. Y este año, este maratón era mi primero post-lesión. Debería compararlo más bien con Donosti 2014, y salgo ganando en casi 30", teniendo además en contra el perfil de BCN y la meteo, como tú dices.

Mucha suerte para el maratón de Zegama, David! He tenido que buscarlo en google, no sabía qué era... :-) Gracias por pasar por aquí y comentar