MIS ULTIMOS 30 DIAS

My graph

VERDADES COMO PUÑOS

"IF YOU ARE NEUTRAL IN SITUATIONS OF INJUSTICE, YOU HAVE CHOSEN THE SIDE OF THE OPPRESOR. If an elephant has its foot on the tail of a mouse and you say you are neutral, the mouse will not appreciate your neutrality " (SI ERES NEUTRAL ANTE SITUACIONES DE INJUSTICIA, HAS ELEGIDO EL BANDO DEL OPRESOR. Si un elefante pisa la cola de un ratón y dices que eres neutral, el ratón no apreciará tu neutralidad). DESMOND TUTU.


martes, 31 de enero de 2017

¡Campeón de Categoría en la Mitja Marató Colomenca!

(V Mitja Marató Colomenca, 29.01.2017)




Llego con ilusión a la zona de salida, situada en la pista de atletismo Antonio Amorós de Santa Coloma de Gramenet, población limítrofe con Barcelona, cerca de mi barrio de nacimiento, Sant Andreu, pero en la que curiosamente jamás había puesto los pies. Decidí apuntarme a esta Mitja porque este año me está ilusionando correr carreras nuevas, y porque David Jiménez, en su esencial Blog Maldito Running Pub hablaba muy bien de la anterior edición.

Sé que no es fácil, que la altimetría es menos favorable que en Sitges, pero me atrae también que, a pesar de que junto a la Mitja tambíen toma la salida un 10k, seremos menos de 1000 participantes en total, con lo que se correrá con comodidad ya en los primeros kms. Cada vez me dan más pereza las "grandes" carreras, y me atraen más estas con ambiente, cercano, entrañable, de barrio.

Otro magnífico detalle que me gusta de esta Mitja es que tanto la salida como la llegada se producen en pista de atletismo. Eso es impagable, poder llegar a una pista de atletismo y correr  300 metros hasta la meta es genial. De hecho, durante el calentamiento - 7 u 8 vueltas a la pista, con algunas progresiones cortas - disfruto del tacto con el tartán. Da la impresión de que vas a salir disparado, dan unas ganas de sprintar...

Tomando mi gel pre-competición. Faltan 15 minutos para la salida 
(foto de Carlos Sánchez)


Mi objetivo en esta carrera es modesto. Sólo 15 días después de Sitges, sé que se han producido mejoras, pero hay que ser realista. Además, desgraciadamente mi balanza por la mañana delataba una ligera ganancia de peso, recuperando el que había perdido la semana anterior. Por tanto, me presento con apenas 300 gramos menos que en Sitges; es decir, un cambio nada significativo. Mi entrenamiento sé que es el adecuado. Podría mejorar en técnica de carrera, sí, pero tristemente me temo que un gran progreso ya sólo puede llegar a través de la pérdida de peso en forma de grasa corporal.

Puesto que aún mi figura no está lo afinada que quisiera, debo ser prudente. Pero debo escalar un peldaño, para llegar en la mejor forma posible y con confianza al Maratón BCN 2017. Así que "agarro" la calculadora de Greg Maclin, de la que he hablado alguna vez ( http://mymarathonpace.com/Running_Calculators.html ), le pongo mi marca de Sitges, tipo de predicción "muy agresiva" (la más optimista), y ahí pone 1:28:49. Pues vale, esa marca intentaremos.

Con mi chubasquero desechable pre-competición, que no entiendo por qué no me lo copia nadie, pues diría que es una idea, modestamente, cojonuda... 
(foto de Sandra Pérez)

Hoy hace frío, así que decido que llevaré los guantes toda la carrera, y medias ASICS de compresión suave hasta la rodilla. Por cierto, voy vestido tal y como logré mi marca de maratón, zapas incluidas. La camiseta sólo se la he visto a un atleta olímpico... Hey, otra cosa que mola es mi dorsal, el 45. Los números bajos son de crack, me gustan. El más bajo que he tenido nunca es el 12, para la Cursa DIR Sant Cugat 2013. Me lo regalaron como premio por ser el ganador del DIR Run With Us 2012, pero por desgracia estaba lesionado y no pude lucirlo.

Antes de acabar mi calentamiento, una anécdota. Me está gustando el speaker, es un señor que tiene cosas que decir. En lugar de las típicas y tópicas exhortaciones a la marcha y el buen rollo, él va ofreciendo comentarios sobre el club, la prueba, atletas locales ... Se hace ameno. En un momento dado, comenta algo sobre el maratón y la temperatura adecuada para correrlo, 15º-16º. Mi corazón maratoniano salta, y cruzo la pista para acercarme a él, y además de felicitarle por sus comentarios y animación, le indico que esa temperatura es tropical, el record del mundo se hace en Berlín, entre 5º y 8º. Y ese señor, todo amabilidad y humildad, de inmediato retransmite la información que le he facilitado. Veo por ahí a Rafa Pérez Da Silva, que odia el frío, y le digo socarrón que el comentario se lo he dedicado a él ;-)



En la recta de salida, conjunta para la Mitja y los 10k 
(foto de Carlos Sánchez)

No hay cajones de salida, pero aún siendo un firme partidario de ellos, la verdad es que aquí no hacen falta, con un número de atletas reducido. Y además, en estas carreras "auténticas" el 99% de los participantes tienen seny, y saben colocarse y respetar a los demás, no como los descerebrados que se dejan ver en Nassos, por ejemplo. En fin, allá que vamos. Consultando días antes el Blog Maldito y a su autor, David Jiménez, sabiendo que el trazado de esta prueba tiene un perfil estilo Granollers, pero no tan exagerado - 11 kms de subida, con matices, y 10 de bajada con los matices "complementarios" -  le comenté que dudaba entre un split 4:14 /km - 4:11 , o uno más agresivo 4:15 - 4:10. David me aconsejó más bien el primero ( y anticipo, ¡acertó!. Moltes gràcies, David).

Altimetría de la prueba. Son 400 metros de desnivel ( 200 positivos, 200 negativos)


Hoy, al contrario de Sitges, decido no pintarme los objetivos parciales en la mano para no obsesionarme demasiado. Pero bueno, los tendré en mente, eso sí. La idea es llegar al km 10 en 42:20, y luego un cambio de ritmo que me lleve al 20 en 1:24:10. El objetivo realmente es ambicioso: mejorar un minuto desde Sitges en sólo 2 semanas, con un trazado más difícil. Y sin olvidar la falta de experiencia cercana, esos 2 años sin competir en Medio Maratón. Ah, debo confesar que, como siempre que me apunto a una carrera pequeña, en que hay categorías, consulto los resultados del año anterior para ver mis posibilidades de podio. Veo que podría estar entre los 3 primeros si consigo mi objetivo, pero lamentablemente sólo habrá trofeo para los 3 primeros de la general y el ganador de cada categoría; así que antes de la salida, me miro los trofeos de lejos, y me olvido de ellos totalmente.

Principio de la competición, última curva antes de salir de la pista
(foto de Ariadna Clayton)

Salimos de la pista, y sé por David que los primeros kms transcurrirán callejeando por Santa Coloma, en una sucesión de cortos revirajes, y repechos cortos con inmediatos tramos de recuperación. La señalización de los kms es impecable. Carteles pequeños pero precisos, muy visibles teniendo en cuenta que no somos muchos. 4:14 el primero, pero luego 4:19, 4:18... Amigos, aquí confieso que puse inmediatamente en marcha el plan B. Me olvidé del split negativo que planeaba, y pensé: "mira tío, esta carrera va a ser dura. Limítate a intentar mejorar, aunque sea un segundo, la marca reciente de Sitges". Bueno, al km 4 llego en 4:05 y me animo. Y sigo con mi propósito inicial de no dejarme pasar por la liebre de 1:30 y su "séquito".

Entre el km 4 y el 5. A mi izquierda vemos la moto que señala a la primera mujer en carrera (creo que Cristina Solé, que acabó en 1:29:40). Con camiseta naranja fosforito, la liebre de 1:30
(foto de Ariadna Clayton)


Subidita que, una vez coronada, nos dejará en el km 5
(foto de Antonio Pulido)

Es en este tramo de la carrera, cuando contacto con el corredor de camiseta blanca de la foto de más arriba, con dorsal 44 (curiosamente, yo lucía el 45). Nos hacemos algún comentario, y parece que tenemos un objetivo parecido, bajar de 1:29. Me anima, y en un repecho musita un "vamos!" que me sienta realmente bien en ese momento. SI lees esto, te lo agradezco de veras. Con este hombre, de nombre Tesifón Sánchez, afronto los primeros kms de subida por la carretera de La Roca.

Codo a codo con Tesifón Sánchez, poco antes de que se desvíen los que corren el 10k
(foto de Antonio Pulido)


Empezando a subir la carretera, pongo en práctica mi estrategia recién aprendida de correr tangencialmente en las carreteras con curvas. No siempre se puede, pero hoy es un día ideal, hay pocos corredores, y puedes cruzarte sin peligro de molestar a nadie. Es optimización es genial; por inercia, tendemos a ir siempre por la cuerda, pero en carreteras sinuosas, ¡no es ese el camino más corto!



Le comento esto a mi compañero ocasional, que asiente. Más adelante, con el viento de cara, le indico que vaya detrás de mí. Esa estrategia de protección es importante, ya que la lucha contra el viento hace subir las pulsaciones, y conviene ahorrar algún latido... En cualquier caso, no puedo seguir el ritmo de Tesifón, y poco a poco se me va yendo. No me preocupo demasiado, no quiero reventar. A partir de ahí sigo una estrategia más de pulso que de ritmo. Voy mirando con frecuencia mi pulsímetro, y me obligo a no desviarme demasiado de 169-170, que es al ritmo cardíaco en que me estoy moviendo. Si voy en subida, regulo para que no se exceda mucho. Y en los repechos, acelerar lo suficiente y no permitir que baje el pulso por debajo de 164. Y así llego al km 10 en 42:17, 3 segundos más rápido de de lo planeado.

Se está haciendo dura esta subidita para un tío del llano como yo, pero la inclinación es aceptable. Poco antes de coronar la rotonda y dar la vuelta, ya viene bajando Rafa Pérez Da Silva. Este hombre da espectáculo, y se divierte. Sale siempre de primera linea, flechado, y como dice David Jiménez, no hay carrera popular en BCN en la que Rafa no lidere los primeros 50 metros ;-) El tema de saludar y animar es muy posible que le reste algún segundo y concentración, pero él se lo pasa bien. No somos profesionales, ¡qué coño! Hace bien. 

Rafa Pérez en acción, dándolo todo y saludando
(foto de Antonio Pulido)

Le animo, y él para abajo y yo aún para arriba. Rafa terminará esta Mitja en 18ª posición, con la impresionante marca de 1:21:35 - marcón, y aún así, lejos de su alucinante mejor tiempo, 1:18:30 firmada en la Mitja del Mediterrani 2016 - , y la tercera plaza de su categoría. En su blog  Historias de un Runner él no menciona estos pequeños "detalles" de la MItja Colomenca. Pero tío, has hecho una gran carrera y tienes un blog, díselo a la afición! :-)

No me queda mucho para llegar al 11 y empezar el descenso. Confieso que el ascenso, por fortuna, se me ha atragantado menos de lo que esperaba, y ahora llegamos a mi territorio, donde yo disfruto: las bajadas, recuperando pulso , ritmo y posiciones en la general...


En plena bajada por la carretera de la Roca, tramo entre el km 11 y el 16
(foto de Carlos Sánchez)

Sigo con mi estrategia de forzarme a no dejar que el pulso descienda demasiado - en este tramo voy clavado a 167 - y veo como gracias al incremento de ritmo me voy acercando a  las espaldas de corredores con los que inicié el ascenso, pero me descolgué; entre ellas, la de mi socio del principio de la carrera. Cuando finalmente llego a su altura desisto de comentarle nada ni de animarle a que me siga. Le acabo de conocer, no conozco su estrategia y no deseo molestarle.

A este corredor le atraparé hacia el final de descenso. Acabó entrando en meta justo una posición por detrás de mí
(foto de Carlos Sánchez)



Bueno, ya en el km 17, de vuelta al pueblo. La inercia me lleva, y dejo que el pulso se eleve un poco dando gas. Pero ahora sucede algo que me desconcierta: del 17 al 18 me sale un parcial exagerado,  de 4:38. ¡Ese km está mal señalado! Pena, porque la verdad es que hasta entonces estaba pensando en darle a esta carrera el premio a la mejor señalada de mi historia deportiva. Estoy perdiendo algo de fuelle, y aprovecho para preguntarle a uno que me da caza sobre lo sucedido en el punto del 18. Me confirma que había metros de más. Todo se soluciona enseguida, ya que al 19 llego con un parcial de 3:39. NI me molesto en hacer el cálculo, veo que esta más que compensado; voy bien. 

Desde ahí al 20 flaqueo un poco. Me pasa Manolo, de Corredors.cat, al que conozco de vista. Sé que había declarado en el Blog Maldito que buscaba bajar de 1:30, pero veo que el cabrón va a bajar también de 1:29. Eso sí, su respiración es tan exagerada que pienso que va a reventar... 

Llego al km 20 con un parcial de 4:15 y tiempo total de 1:24:03. La cosa ha salido bien. Voy a bajar de 1:29. Desde aquí hasta la meta hay alguna pequeña subida, que a estas alturas de carrera sí que se me atraganta, pero pronto veo las vallas de la pista, oigo al speaker y el ambiente, y a mí, como creo que a todos, el "olor a meta" me da alas y me permite darle a la "quinta marcha".

Ya dentro de la pista, trazando la última curva antes de cruzar la meta
(foto de David Jiménez)

La bonita foto anterior la ha tomado David, que siguiendo una costumbre en pruebas con doble distancia, si ha corrido la corta, luego se queda a fotografiar a los de la larga. Hoy David ha tenido un rol peculiar, se ha enfundado la banderola con el 55' y ha hecho de liebre en el 10k para Corredors.cat. Y una vez cumplida su misión, a fotografiar a los de la MItja

David Jiménez, llegando a la meta del 10k
(foto de Ariadna Clayton)

Y volvemos a mí, que la carrera ya se acaba. El tartán invita a correr, así que en la recta voy al sprint, con todo, y acabo en 1:28:50. ¡Muy contento! No tan eufórico como en Sitges, pero muy satisfecho.

Al sprint, en la recta de meta
(foto de David Jiménez)


Entrando en meta
(foto de Antonio Pulido)

Y contento me voy al guardarropa, luego al vestuario, me ducho, me enchufo el batido recuperador y un par de cápsulas de aminoácidos ramificados, con una mínima cola de segundos agarro el magnífico avituallamiento final de esta carrera - caldo calentito, bocata de butifarra, cerveza - , me siento por ahí y, mientras doy buena cuenta de la buti, me da por consultar en Championchip mi resultado. Y mola, veo que me adjudican el segundo puesto de la categoría. Lanzo una exclamación, y un par de corredores que tengo al lado me miran. Les comento mi posición, y añado: " siempre segundo. A ver si se pone enfermo el primero algún día".


Celebrando mi marca. Aún no sabía que habría motivo para otra celebración inesperada
(foto de Antonio Pulido)




 En fin, decido por curiosidad acercarme a la zona de podium, porque aunque sé que no hay trofeo para el segundo, quiero ver quién es el ganador, y felicitarle. Me pongo al lado del speaker, que va a llamar a los campeones de cada categoría, echo un vistazo al papel que tiene en las manos y, mis queridos amigos, lo que leo me hace enloquecer de alegría y hago un esfuerzo para no dar la nota y comportarme con decoro: ¡soy el primer clasificado de la categoría M6! ( de 51 a 60 años).


Clasificación de la categoriá M6. Más arriba aparece Rafa Pérez como tercero de la M5

Me doy una par de vueltas para ver si encuentro a David, y así inmortalice con su cámara mi momento de gloria, pero no le encuentro, ¡maldición! En fin, vuelvo al lado del speaker,me quedo quieto, y cuando él pronuncia mi nombre por el micrófono le digo: "Sóc jo. L'home del fred" :-)

Pillo por banda a Rafa Pérez, que está por ahí, y es testigo de mi triunfo, mi alegría, y me hace unas cuantas fotos.

Recibiendo el trofeo de manos de un representante del club organizador, la UCA, Unió Colomenca d'Atletisme. Lamento no recordar su nombre ni responsabilidad en el club
(foto de Rafa Pérez Da Silva)

¡Por fin me he subido a un podio! Es cierto que en bastantes ocasiones he conseguido lugares de honor, pero no daban derecho al "homenaje público" clásico del podium, porque sólo se premiaba al campeón de categoría. Por categorías, 2º en DIR Sant Cugat 5k 2011, 2º en el Maratón Mediterrani 2011, 3º en La Maquinista 5k 2014, 2º en la Mitja de l'Anoia 2014, 2º en Nou Barris 10k 2015 (bueno, aquí sí que hubo trofeo, pero por error no me presenté a su entrega). Y en categoría absoluta, subcampeón del Circuit  l'Aliança 5k (pero al ser una liguilla, no hubo podium, sí trofeo),


Con el trofeo en mis manos
(foto de Sandra Pérez)

La vida es así, el galardón ha llegado cuando menos lo esperaba, y cuando no era el objetivo de la carrera ni mucho menos. Ha sido muy especial, por llegar en una carrera entrañable, que nunca había disputado, y en un momento en que, aunque competiré en el Maratón de BCN, aún siento que estoy en "recuperación".

Magnífico, ya tengo un trofeo de una distancia larga en la que creo que soy bueno. Hasta ahora, tenía uno de 5k y otro de 10k. Desde luego que no les hago ascos, pero como maratoniano que soy, me parece paradójico que en la única distancia en la que no he sido galardonado aún es en la que me considero mejor especialista (pena que no hubiera trofeos en Marató del Mediterrani, ahí firmé la que entonces era marca personal, aún hoy mi segunda mejor marca con 3:03:47 , y 2º puesto de la categoría).


Orgulloso, feliz, eufórico...
(foto de Rafa Pérez Da Silva)

Siento que he adquirido una deuda moral con la Mitja Colomenca. Me ha encantado todo, y encima ha acompañado la marca y he sido premiado. Volveré siempre que pueda, e intentaré poder siempre. Esta carrera, con un poco más de público, sería muy grande. El año que viene, fijo a defender mi título. Y ojo, que si miráis la clasificación de arriba, le he sacado más de 2 minutos al segundo, así que a muerte a repetir trofeo ;-)

Y eso es todo, amigos. Pronto volveremos con... La Mitja de BCN. Y aquí viene el "problema". Tengo un record muy bonito, y diría que muy difícil, y es que en la Mitja de BCN siempre he mejorado mi marca respecto a la edición anterior. Y no sólo eso, cada vez que la he corrido he conseguido marca personal. Y es una racha larga, desde mi primera participación en 2008 hasta 2015, sólo me perdí la edición de 2014, por lesión.

Este año la cosa no está fácil. Tendría que mejorar más de 3 minutos  mi marca de la Colomenca, en sólo dos semanas de margen. Suena francamente complicado. Mi única posibilidad, como mencionaba al principio, sería bajar 2 ó 3 kilos de peso, pero queda muy poco tiempo para ello. Además, los que me leeis ya sabéis que me va la dolce vita, sobre todo en forma líquida... ;-) Pero no descarto intentar lo que hoy se me antoja una proeza...




miércoles, 25 de enero de 2017

Y para todo lo demás, Master Card...

(34ª Mitja Marató de Sitges, 15.01.2017)





Mañana soleada y frío moderado para afrontar este Medio Maratón al que llego con la ilusión y los nervios de un debutante, ya que son casi dos años sin competir en esta distancia. La última vez fue en la Mitja de Gavà el 1 de marzo de 2015, como test previo a la Marató de Barcelona. Llego muy temprano, para evitar las habituales largas colas de recogida de dorsal, y la posterior para el guardarropa. He venido desde BCN con Jaume Bajo, el gran atleta discapacitado visual, que compite más que duerme, ya que hoy en Sitges inaugurará un ciclo en el que correrá un Medio Maratón cada semana (Sitges-Terrassa-Santa Coloma-Granollers-BCN-Gavà) como antesala al Maratón de BCN. A mí no me gusta juntar tanta competición, y planeo correrlos en alternancia: Sitges, Colomenca, BCN , los tres a tope, y finalmente Gavà como test, a ritmo previsto de maratón). Sí señores,¡ maratón por fin! El último fue BCN 2015... 

... Y pocos meses después de ese maratón llegó mi doble lesión, con lo que me despedí de la competición el 26 de septiembre de 2015. Un año después, el 4 de septiembre de 2016, volvía a dejarme ver en la salida de una carrera popular, en Poble Nou (carrera de barrio, entrañable, que espero repetir en más de una ocasión).


Entrando en meta en Poble Nou 2016, poco después de la liebre sub 45 (a la que no seguí)

Mi plan para la vuelta a la competición era motivarme apuntándome a carreras en las que nunca hubiera participado antes; ya que a corto plazo no podía esperar estímulo por la marca, si al menos por el ambiente. Así que a las "inevitables" Bombers, Jean Bouin y Nassos añadí la citada del Poble Nou, Mercabarna (5k), Correbarri y Sant Martí. También corrí en Sagrera, de la que tenía muy buen recuerdo de mi única participación en 2012, en la que había conseguido una de mis mejores marcas de 10k. 







Cruzando la meta en Mercabarna.  En esta carrera y Sant Martí el avituallamiento post-competición fue todo un festival: butifarra, fruta, helado, cerveza...


Los objetivos que me iba marcando eran asequibles, pero no fáciles para mi estado de forma. En Poble Nou, para mi "debut" me planteé sub 45' y lo conseguí, pero costó lo suyo, ese día el calor era infernal. Luego inicié un ciclo de 8 semanas para llegar a Correbarri a bajar de 43', con el objeto de asegurarme el segundo cajón en la Jean Bouin (sub 43'; el primero es para los sub 37' y ese no lo consigo ni de broma).


Poco antes del km 1 de Correbarri (Foto de David Jiménez, Blog Maldito Runner)


En Correbarri acabé con un sabor agridulce. Contento porque terminé holgadamente por debajo de 43' (42:10), y porque mi marca se tuvo en cuenta en el cómputo de mi equipo (Puntúan los 35 primeros chicos y las 15 primeras chicas). Pero amigos, había tenido dudas entre competir por Sant Andreu, mi barrio natal, o Gracia, mi barrio de corazón, y finalmente elegí este último. Y el destino caprichoso hizo que Sant Andreu consiguiera la victoria final, arrebatándole el trono a Sant Martí por primera vez en la historia de esta competición, mientras Gràcia quedaba en 8º lugar (uno de los peores, o el peor directamente, de su historia).

Pero bueno, con Sant Andreu no hubiera puntuado mi marca, porque los 35 primeros bajaron de 40' (nivelazo). Y yo prefiero ser cabeza de ratón que cola de león, y ser protagonista de mis fracasos antes que comparsa en mis éxitos... (mmm, esto ha sonado algo chulesco, pero lo voy a dejar)


Saludando al speaker, en la última curva antes de meta de Correbarri


En Bombers y Jean Bouin conseguí mejorar la marca de Correbarri, con 41:56 y 41:41 respectivamente. Pero lo mejor de todo es que me estaba divirtiendo al competir, cuando normalmente sufro mucho en las carreras de 10k. Y también me estaba gustando saborear la salida de cajones privilegiados (sub 40' en todas estas carreras), fruto de mis últimas marcas sub 40', conseguidas en el ya lejano mayo del 2015.  



Calentando en el cajón de salida de la Jean Bouin (foto de JJ Vico)


Después de estas dos clásicas que ya tenía casi olvidadas (Mi último Bombers fue en 2013 y la Jean Bouin en 2012, en la que firmé un gran 39:50), llegaban dos carreras ilusionantes, por la novedad una y por el buen recuerdo otra: Sant Martí y Sagrera.

Afrontando el tramo final de Sant Martí


En Sant Martí, con una subida salvaje hacia el final que destrozaba, conseguí mejorar aún más la marca de Jean Bouin, con 41:29. Y en Sagrera, la perspectiva era buena. La carrera me salió mejor de lo que esperaba, acabando en 40:48. 

En Sagrera, al principio de la segunda vuelta (foto de CarlesCat, Corredors.cat)


Acabé muy contento porque mi marca, introducida en la calculadora VDOT de Jack Daniels , me daba un valor de 50.8 , así que al sobrepasar los 50 puntos, la aplicación me asignaba un color de nivel nuevo . Eso era un empujón de moral importante :-)

En la Sagrera, último km (foto de David Jiménez, Blog Maldito Runner)


Y ya, para acabar el año, sólo restaba la clásica Nassos. Salía de buen cajón, pero esta carrera siempre, y no es culpa de la organización, será un caos debido a la mezcla de distintos intereses - mera diversión de fin de año para algunos, búsqueda de marca personal para otros  - y, sobre todo, de ciertos elementos incívicos, llamémosles técnicamente gilipollas , que cometen locuras apenas dada la salida, como correr por el bordillo o empujar con las dos manos la espalda de un corredor (espalda propiedad de servidor de ustedes).

Total, en la noche de san Silvestre no conseguí mejorar mi marca reciente de Sagrera y rompí la progresión ascendente, con un 41:15. Pero aprendí una cosa: no es bueno enchufarse 2 hamburguesas y media apenas 3 horas antes del inicio de una carrera...


Llegada a meta en Nassos 2016


Y ya después de este necesario flashback - porque amigos, este blog nació para servirme de diario personal, con la peculiaridad de que lo hago público. Más tarde me he dado cuenta de que sería más bonito y útil para todos si escribiera en plan pedagógico, como el gran David Jiménez hace en su imprescindible BLOG MALDITO RUNNING PUB -, volvemos a Sitges , 15 de enero 2017. Después de dejar a Jaume Bajo con su guía, me quedo en el Hotel Calípolis a resguardarme del frío. Salgo cuando toca a calentar, con mi chubasquero chino y mis guantes de frutería, y coincido en el paseo de la Ribera con Enric Idem, es decir, Ribera (Enric, perdona la broma tonta, no he pogut evitar-ho). Carrera contínua, unas pocas progresiones, y nos vamos a la salida, en la que estaremos en el primer cajón (buena cosa, porque la salida es más bien estrecha).


Enric Ribera, que sin estar al 100% firmó un magnífico 1:27:07 (foto de Ariadna Clayton)


Le he dado muchas vueltas al coco para determinar mi objetivo en esta carrera. La calculadora VDOT de Jack Daniels me pronostica con la marca de Sagrera 1:30.20. La calculadora de Mc Millan es menos optimista y ofrece 1:30:57. Es mi primer medio maratón en 2 años y no quiero fastidiarlo por salir a un ritmo demasiado ambicioso, pero tampoco quiero hacer una marca por debajo de 1:30:20, porque sería un retroceso, bajar el VDOT. Así que me planteo una estrategia progresiva: llegar al km 10 a ritmo de 4:17 el km, y a partir de ahí, si me es posible, ponerme en 4:15. De salir bien el plan, 1:29:59, sub 30, barrera psicológica pasada. De no poder acelerar y quedarme en 4:17, 1:30:20, que es el tiempo que mi marca reciente de 10k podía presagiar.

Sitges, poco después del avituallamiento del km 10 (foto de JJ Vico).


Me gusta el plan, así que me anoto a bolígrafo en el dorso de la mano los tiempos de paso por el 10k y el 20k: 42:50 y 1:25:20 respectivamente. Tomo la salida con prudencia, porque en Sitges recuerdo que suelo salir a lo cabra loca - ¿sólo en Sitges? - , pero esta vez lo cuadro, 4:16 el primer km. El perfil de los primeros 5 km es muy favorable, casi todo bajada. Dejo de ver algunos puntos kilométricos, pero me están saliendo muy buenos parciales, por debajo de 4:15. cuando llega la parte difícil, compruebo que es cierto que el circuito ha mejorado bastante: el cambio principal es que las vías del tren se pasan por arriba, no por debajo, con lo que se elimina una cuesta muy puñetera que siempre me destrozaba. Total, que llego al km 10 en 42:23, con un importante colchón de 27 segundos. Al tratarse de un circuito a doble vuelta, ya no habrá sorpresas; se trata de aguantar. 

En un tramo de bajada, Sitges 2017 (foto de Ariadna Clayton)


Viene muy bien saber que los primeros kms de esta segunda vuelta serán favorables. Pero al llegar al km 16 y al 17 acumulo unos parciales no muy buenos, 4:24 y 4:25 respectivamente. Es un evidente bajón, pero no llega a ser pájara, así que me rebelo y vuelvo a tirar. Poco antes me ha pasado David Jiménez, que ha sido colocado por error en el último cajón teniendo marcas de sobra para el primero, así que nuestro amigo se ha pasado más de la mitad de la carrera corriendo en progresión.

Llegando al 18 veo la espalda de un corredor de Tremp Runners. No me sobran las fuerzas, pero aprovecho para felicitarle por su hoja Excel del Maratón de BCN 2015, y charlamos un poco. Me anima , seguimos un buen rato juntos y luego se va. Pero para entonces ya me he puesto en un buen ritmo, y llego al km 20 en 1:25:13. Me he pulido gran parte del colchón, pero ver el objetivo al alcance de la mano me da alas. 

Hay un momento terrible, y es que al girar para encarar la última recta en el paseo de la Ribera, el tramo sin asfaltar, veo demasiado lejos la línea de meta. En ese instante eterno, me desespero y pienso que no voy a poder firmar ese sub 1:30. Pero aprieto los dientes, decidido a darlo todo. Me animo cuando el crono de meta se hace visible, y aún marca 1:29:xx . Dde todos modos no puedo confiarme, porque al haber salido del primer cajón habrá muy poco decalaje entre mi tiempo oficial y real. Acelero y ... ¡PREMIO! Entro antes de que el reloj  marque la hora y media. Mi tiempo real es 1:29.48. Grito como loco,¡eufórico!


Llegada a meta en Sitges 2016


Estoy feliz, tanto como si hubiera hecho marca personal. Busco a JJ Vico, no le veo. Luego busco a David Jiménez, y tampoco. Poco después me encuentro con Rafa Pérez, y luego con Enric Ribera, y a los dos, por separado, les cuento mi "hazaña" con un meme verbal, que al día siguiente pondré por escrito en el blog de David, pero que a mis coleguis, una vez montado, se lo envío por Whatsapp. ¡Y es que estoy feliz, sí! 





Y ahora, como decía al principio, a seguir con la Mitja Colomenca, la de BCN y a ver qué pasa. Mi resultado en Sitges me da mucha moral; no puedo evitar hacer comparaciones. Preparando el Maratón de San Sebastián 2014, a 12 semanas del mismo conseguía 1:32.07, y no era hasta 6 semanas antes que lograba un sub 1:30. Este sub 1:30 de Sitges llega ya 8 semanas antes. Y atención, que hace 2 años aquí firmé un entonces decepcionante 1:29:43 - salí con el objetivo de al menos 1:28:30 -  para luego hacer maratón en 3:01.18...