MIS ULTIMOS 30 DIAS

My graph

VERDADES COMO PUÑOS

"IF YOU ARE NEUTRAL IN SITUATIONS OF INJUSTICE, YOU HAVE CHOSEN THE SIDE OF THE OPPRESOR. If an elephant has its foot on the tail of a mouse and you say you are neutral, the mouse will not appreciate your neutrality " (SI ERES NEUTRAL ANTE SITUACIONES DE INJUSTICIA, HAS ELEGIDO EL BANDO DEL OPRESOR. Si un elefante pisa la cola de un ratón y dices que eres neutral, el ratón no apreciará tu neutralidad). DESMOND TUTU.


jueves, 5 de diciembre de 2013

Campeón del Run With Us 2012


Recientemente he sido proclamado campeón de la liga interna Run With Us, organizada por la mediática cadena de gimnasios barcelonesa DIR, de la que soy socio desde octubre de 2006. Sí, ya estamos casi a final de año, pero la victoria se me ha reconocido a finales de octubre, meses después de finalizada la competición. Paso a relatar esta odisea con final feliz.

Ya en la temporada anterior, 2011, había quedado segundo, y en 2012 pretendía intentar al menos repetir el podio. No era empresa fácil, porque el sistema de competición no me favorece. Las carreras puntuables en 2012 iban a ser las siguientes:

* Maratón de Barcelona
* 1/2 Maratón de Barcelona
* 1/2 Maratón de Sant Cugat
* Las 5 mejores carreras de 10 km entre las siguientes 7:

- Bombers
- Nou Barris
- DIR Sant Cugat
- La Maquinista
- La Mercè
- Jean Bouin
- Nassos

El sistema de puntuación es igual que el que aplica Championchip: Se le dan 100 puntos al primer clasificado de cada carrera, y los demás puntúan la proporción de su marca respecto a la del ganador.

Decía que el sistema de competición no me favorecía a priori porque se priman las carreras de 10 km (5 en total) frenta a Medios maratones y maratones (3). El campeón del año pasado, Alvaro Clérico, es un gran corredor de 10.000 m, distancia en la que atesora marcas por debajo de 38', mientras que yo bastante hago con bajar de 40'. En Medio Maratón la cosa estaba más igualada, ya que en 2011 ambos estábamos por debajo de 1:29 (en 2013, he conseguido ya mi primer sub 1:26, pero él ha mejorado aún más, ha bajado de 1:25). Finalmente, en maratón no tenía referencia de su marca (pero sospechaba que yo debería ser mejor, como así era en efecto).


Con Bruno Cabanellas, director técnico de running del DIR. Aunque no lo parezca por las respectivas indumentarias, es él quien me entrega el diploma a mí ;-)


Bien, la primera carrera del calendario es el Medio Maratón de Barcelona, carrera en la que Clérico no compite, por lo que para revalidar el título de campeón debería esperar que nadie puntuase en 7 carreras (él ya sólo podrá puntuar en 7 como máximo, no en 8).

La siguiente es el maratón de Barcelona, y me quedo contento porque el campeón no es habitual en las clasificaciones, y yo con 3:07:46 me anoto 95,94 puntos, frente a Clérico que se lleva 91,56 con su marca de 3:16:45. Jordi Boada, tercero el año pasado, hace una marca parecida y se lleva 91,73 puntos. 
Llega la Cursa dels Bombers, y aquí no puedo participar por lesión. Si corro en Nou Barris, donde me llevo 93,49, Clérico 95,92, Boada 91,16, y Josep Fornell se anota un 100 con una marca de 38:38 en una carrera que tiene uno de los circuitos más duros de Barcelona. A continuación se disputa La Maquinista, donde Fornell es 2º y se lleva 99,58, mientras yo sumo 94,82, y Clérico y Boada no compiten.Tambíen en junio se celebra la carrara de 10km de Sant Cugat, a donde no puedo acudir. Sí lo hacen Fornell y Clérico, pero no Boada.
A este punto, lidera Fornell con 94,9 y una carrera más que los demás competidores. Seguimos yo (62,1), Clérico (61,8) y Boada (59,1). La cosa parece decidida: si Fornell puntúa en todas las carreras, será el campeón. Clérico sólo tiene opciones si Fornell deja de puntuar en alguna. Por otra parte, Boada, al igual que yo, como a estas alturas nos hemos perdido 2 carreras de 10 km, estamos obligados a disputar todas las que quedan para poder puntuar en todas ellas. Lamentablemente, la carrera de Vila Olímpica de junio no es puntuable, ya que aquí conseguí la que aún es mi marca personal hasta la fecha, 39:24.

Llega septiembre y en la carrera de la Mercè puntuamos Fornell, Clérico y yo mismo. Boada no acude, cuando el año pasado se apuntaba a todas las carreras. Deduzco que debe estar lesionado, al haberse perdido 3 competiciones seguidas. No contará pues, para la victoria. Y ahora viene el bombazo: en el Medio Maratón de Sant Cugat Clérico se lleva los 100 puntos con 1:27:30, y yo en un mal día con 1:28:57 me llevo un buen pellizco, 98,41. El bombazo es que Fornell no compite. Por tanto, la clasificación queda así:

Fornell, 83,5
Clérico, 71,1
Baltar, 70,5

Pero atención, Fornell ya lleva sumadas 5 carreras de 10 km, y se perdió este último medio maratón. Clérico dejó de puntuar en el medio maratón de BCN. Esto significa que  simplemente con puntuar en las dos carreras de 10 km que restan, seré el campeón. Llega noviembre, y en la Jean Bouin Clérico se lleva los 100 puntos, Fornell 96,91, y yo con unos magníficos 39:50 sumo 96,34. Para ser campeón, en la carrera dels Nassos me basta con cruzar la meta antes de que cierren el control, pero salgo a tope y me llevo 89,01 puntos con mis 39:44, muy sufridos (semanas antes había rozado mi marca personal con 39:25 en la Sagrera, carrera no puntuable).





Con esto , la clasificación quedaba así:

BALTAR, 107 puntos
FORNELL, 95,9 puntos
CLÉRICO, 95,6 puntos

Y nada, sólo me faltaba esperar a recibir la felicitación... Pero veo que la clasificación es errónea, y para mi sorpresa, dan como campeón a Jordi Fornell. Eso es imposible, puesto que no ha puntuado en un medio maratón. Reclamo mi victoria varias veces, y nadie reacciona. Meses después, veo que en la revista del DIR hacen un pequeño reportaje con el "campeón", y eso ya acaba de indignarme. Finalmente, cuando ya estaba harto y cansado de protestar, gracias al efecto del azar - voy a ser un caballero y lo voy a dejar así, sin más explciaciones - por fin reconocen que "había un error en el Excel" y me proclaman campeón. 

http://www.concurs-dir.com/blocs/revista/?p=3156







Me ha dado mucha rabia esta situación, porque para una vez que gano algo, mi victoria ha necesitado de los "juzgados" para ser reconocida. Además, esto me ha pillado en un momento anímico bajo para mí, ya que arrastro mi lesión, tendinitis de la pata de ganso derecha, desde abril. Pero en fin, bien está lo que bien acaba... Como curiosidad, en las normas de 2013 se eliminaron de la puntuación las pruebas de maratón y 1/2 maratón, diciendo que "se haría la clasificación, pero no se contabilizarían los resultados". Quizá alguien temía una nueva victoria de un servidor? ;-)






jueves, 18 de julio de 2013

Cuanto Más Viejo, Más Pellejo

Vaya, llevaba meses sin escribir en mi blog, e imaginaba que mi siguiente artículo versaría sobre la lesión que arrastro aún (tendinitis de "pata de ganso"), o quizás sobre alguno de los cocktails con que últimamente me deleito (antes de que acabe el verano debo escribir sobre el Zombie, bebida que yo tenía injustamente marginada, y que a fecha de hoy se ha convertido en uno de mis cocktails de cabecera). Pero no amigos, el cuerpo me pide hablar sobre un desagradable incidente en el que me he visto envuelto hace apenas un par de horas, cuando estaba a punto de llegar a mi trabajo esta mañana...

...  He cruzado el semáforo de Travessera de Gràcia con Balmes, y he seguido caminando con paso ligero, pero nada acelerado, por la derecha de la acera. Llevo mi iPod a tope escuchando "Sisters", el único álbum de larga duración propiamente dicho que publicaron los escoceses The Bluebells, gran banda de los 80's que me descubrió muy recientemente mi querida esposa Paula, y que es uno de esos grupos "elegidos" que gozan del aprecio y bendición del entrañable e inefable Flowers, personaje del mundo musical barcelonés que alguna vez he mencionado en este blog. 


Paula, en fotografía reciente de estética vintage, gentileza de mi hija Iria


 Inicio entonces "maniobra de adelantamiento" de un peatón, el cual inexplicablemente se viene hacia mí, de resultas que tengo que poner mis manos en su hombro derecho para evitar la colisión y protegerme de la embestida, ya que su movimiento casi me empotra contra una moto de gran cilindrada aparcada a mi derecha. Moto que por cierto ha sido recientemente estacionada, ya que el contacto de mi gemelo con el tubo de escape me quema.

Me detengo y miro al individuo, un hombre mayor bastante alto. Le espeto con calma y sin levantar la voz: "señor, se me ha echado usted encima". El tipo parece algo tambaleante, y entre eso y su mirada muy agresiva, por un momento creo que va a intentar golpearme. No lo hace, pero me grita y no entiendo lo que me dice, porque los Bluebells están tocando a alto volumen "I'm Falling", o puede que fuese la siguiente, "Will She Always Be Waiting". 




Silencio mi iPod en el momento en el que, quizá animado por la nueva presencia, a su lado, de otra anciana de blancos cabellos y escasa estatura, el viejo me llama "gamarús", que en la segunda acepción del Diccionari de la Llengua Catalana describe a una persona "toixa, bestiota, o de maneres rústiques". La señora se pone de su parte, y me dice: "que no veus que és una persona gran , que no pot caminar? Tú ets tonto!" Y me hace ese universal gesto que, paradójicamente, suele describir mejor al que lo hace que al sujeto al que va dirigido: el dedo índice apuntando a la sien.

El futbolista Képler Laverán Lima Ferreira, más conocido como "Pepe", no es precisamente un modelo de cordura



 Le pregunto al hombre que por qué me insulta. "Jo no t'he insultat", contesta. le explico a la señora que el tipo se me ha echado encima, que me he quemado con el tubo de escape de la moto, pero la respuesta que consigo aún es más hiriente: "Tú ets un tontet. Ets un tontet. Has de llegir llibres". Me siento muy ofendido y se me ocurren mil réplicas, entre ellas una que a punto está de salir de mis labios: "senyora, espero que visqui vostè molts més anys encara, i així potser tindrà temps de llegir tots els llibres que jo ja m'he llegit", pero opto por respirar hondo, callar, alejarme rápidamente y seguir mi camino. Unos pasos más adelante veo de nuevo al mihura que me ha embestido; para "no poder caminar" se ha dado bastante prisa en desaparecer del lugar de los hechos. 

Siento rabia de quedar como el malo de la película, y encima haber sido llamado tonto, inculto, pueblerino y basto, por el simple hecho de intentar evitar ser estampado contra una moto, y recriminar de forma educada y tranquila la acción del transeunte hacia mí. Pienso que acaso esas personas sean grandes abuelos o padres, padre de alguno de los que me leéis, abuela de alguno de vuestros hijos. Mi madre seguro que no es; ya que falleció hace una década. Y mi padre, a pesar de su celeridad caminando, no tiene envergadura suficiente para embestir a otro peatón, y de hacerlo seguro que se disculparía.

Y pienso en la extraña simetría de la vida: cuando eres un niño, si eres insultado o agredido por alguien más fuerte, te has de aguantar. Y ahora ya adulto, rozando la cincuentena, soy insultado por personas más débiles, y también me tengo que aguantar. Se me viene a la cabeza un refrán castellano que siempre me ha hecho mucha gracia, "Cuanto más viejo, más pellejo". Creo que es rigurosamente cierto en su acepción general, que la experiencia en la vida te hace más pícaro, astuto y, en fin, malicioso. Sólo espero que en mi caso, la vejez no me haga "más pellejo" en ese sentido, sino en otro que me resultaría mucho más placentero a mí y, probablemente también, a los que me rodeen entonces. Y es que amigos, "cuanto más viejo, más pellejo" también se utiliza para expresar que, cuanto mayor es alguien, más afición al vino tiene, aludiendo al material de que están hechas botas, odres y recipientes diversos cuya misión es guardar el tan preciado y maravilloso líquido, elixir que sin duda es una de las mejores invenciones del ser humano :-)



lunes, 22 de abril de 2013

Fuego y Sangre: Cruel final (3:08:21)

(35ª Marató de Barcelona, 42,195 km, 17.03.2013)










PRÓLOGO

El panorama era prometedor cuatro semanas antes del maratón, justo después de acabar la Mitja Marató de Barcelona. La marca había sido mucho mejor de lo esperado, y además se había conseguido sin estar en las mejores condiciones musculares, habiendo tenido que recortar considerablemente los entrenamientos desde el domimgo anterior (dejando en sólo 7 km la tirada larga prevista de 29 km) . Aquí queda la "gesta" para la historia:

http://runsmartproject.com/coaching/2013/02/21/antoni-baltar-sets-second-half-marathon-pr-in-two-weeks/

Una semana después, tuve el primer aviso, al final de un entreno de calidad, en que tuve que dejar en 14 km, por precaución, los 16 km previstos a ritmo de competición de maratón (4:15 /km). La semana siguiente la cosa mejoró, pero tuve alguna extraña sensación el domingo 3 de marzo, a escasos 14 días antes del maratón. Eso sí, completé con éxito el exigente entrenamiento consistente en 10 km a ritmo suave (4:53 /km), 5 km a 3:59 /km, recuperación de 3 minutos al trote, 3 km más a 3:59 /km, y finalmente, trote de recuperación. La verdad es que al acabar el primer 5.000 y pasar al trote, noté sobrecarga en el gemelo izquierdo, y durante la segunda fase del entreno estaba temiendo que cada paso pudiera ser el último. Salió bien, pero luego hube de trotar muy, muy suave, por precaución. Avisado quedaba.

El "remate" llegó el jueves 7, a sólo 10 días del maratón. Tocaban 14 kms a ritmo fácil, y lo tuve que dejar en el km 4, porque el gemelo protestó. Total, que los siguientes 6 días los dediqué a elíptica, pesas y descanso total. A 3 días del maratón me pruebo con 2 x 1600 a 3:58 /km y paso el test. El sábado el habitual trote corto de 20-25'', y todo listo para la salida, sin saber cuáles serían mis opciones reales. Hasta el sábado no estuve seguro de que correría. Debería haber tomado la simple posibilidad de poder salir a correr en condiciones como un triunfo, pero mi ambición natural me obligaba a tratar de exprimir al máximo mis 15 semanas de duro entrenamiento, y seguir apuntando al ansiado 2:59:59. Así lo dejé firmado en el stand de ASICS en la feria del corredor.



Fotos de Raúl Anguita



A todo esto, me estaba dejando en el tintero algo importante: y es que después de mi recaída en las molestias del gemelo, mi habitual quiropráctico me aplicó una terapia que había funcionado muy bien en otras ocasiones, pero que en esta se reveló nefasta, visto el resultado. Se trata de la moxibustión, terapia propia de la medicina oriental que consiste  en aplicar en la piel, cerca de la zona a tratar, una especie de cigarro llamado moxa, compuesto por raíces prensadas de la planta artemisa. La verdad es que la cosa tiene glamour, aire de misterio, y entre el olor parecido a marihuana que desprende, y la música  ambiental suave que pone mi terapeuta, uno casi se olvida de que le están quemando...



Se supone que la moxibustión estimula el sistema circulatorio a través de puntos, e induce un flujo mejorado de sangre y qi ("energía vital", según la tradición china). Todo esto está muy bien. Lo malo es que a mi querido Carlos para mí que se le fue la mano, porque me quedó en el gemelo una quemadura del tamaño de una moneda de euro, que al principio no ví por las cintas kinésicas que me aplicó encima, pero que una vez las retiré, fue evidente. Me fuí aplicando Betadine, por si acaso, y pocos días antes del maratón, le enseñé la herida a mi colega Pippo - debería decir mi director general, pero como este es mi blog y él también es maratoniano, me permitiré la confianza :-) - , que me aconsejó la aplicación de una tirita cicatrizante. Así lo hice, agradeciendo la idea. Lo que no sabíamos entonces ni Pippo ni yo es que la herida estaba infectada, por lo que el remedio no fue tal...
En fin, que a Carlos me fuí  y me realizó una nueva aplicación de tiras kinésicas en mi gemelo izquierdo, bautizando el montaje como "Black Sabbath". Ahí tenéis perspectiva posterior y lateral:



INTRODUCCIÓN

Hasta el día anterior, no tenía claro poder correr. Mi objetivo no era simplemente correr el maratón, sino tener posibilidades realistas de conseguirlo en menos de 3 horas, o al menos con marca personal (3:03:47). Una vez más, para este mi décimo maratón pretendí seguir la estrategia Marco, adaptada a la que sugiere Jack Daniels, con el beneplácito de mi entrenador virtual de Run Smart Project, Brian Rosetti (recuerdo que en RSP se sigue la filosofía de entrenamiento del mítico Jack Daniels). La idea es salir durante los primeros kilómetros  a un ritmo algo más lento que el previsto como promedio, ahorrando así valioso glucógeno. 

En concreto, Jack Daniels sugería "ahorrar" 30 segundos durante los 5 primeros km de carrera, y en ningún caso sobrepasar el ritmo objetivo antes de alcanzado el medio maratón. En mi caso, sería ir a 4' 21" /km al principio, pasar a 4' 16" hasta el medio maraón, y finalmente ponerse ya a 4' 15" /km hasta el final.  En la salida, en el primer cajón, me encuentro a Enric Ribera, pero echo a faltar a Esteban Arauzo y Toni De las Heras, que también estaban inscritos en el cajón de los "pseudo-cracks", el sub 3h (Pongo el "pseudo" no por modestia, sino porque antes que nosotros había un pequeño espacio para "élite", los verdaderos cracks").



Cielo nublado, suave lluvia hasta poco antes de la hora de salida. Temperatura muy buena para correr, alrededor de 11º (aunque he leído por ahí que para correr un maratón en 3 horas o menos, la temperatura ideal son 5º). Unos 25 minutos antes de la salida, he realizado un suave trote de 10'. Luego ya me he metido en el cajón, y 15' antes de salir me he administrado mi primera dosis de gel. Son geles con maltodextrina, glucosa, aminoácidos. hay versión cafeina y sin; cada cual tiene su momento.Tomaré las siguientes en los km 5, 15, 25, 35. Ah, 45 minutos antes de salir he ingerido mi habitual pastilla de 300 mg de cafeina. La cafeina es un producto ergogénico, que ayuda a vencer el cansancio muscular, y que produce mejoras de rendimiento demostradas , en dosis de 3-5 gramos por cada kg de peso. Más no aporta nada. La cantidad para dar positivo en contro antidoping es estratosférica, además de estúpida, porque  como es muy superior a la dosis aconsejada no aportaría beneficio alguno.

Siento una molestia que revelaré al final de este relato. Y la siento desde que me levanté por la mañana. Bueno, realmente la siento desde antes de acostarme el sábado. Algo con lo que no contaba, y que es un pequeño, o grande, contratiempo. Luego lo cuento.

NUDO

Fina lluvia al tomar la salida. Volvemos al recorrido habitual, subiendo por Cruz Cubierta. Llego al km 5 en 21:37, 8 segundos más rápido de lo previsto. La estrategia Marco en el Maratón de BCN no consigue ese deseado ahorro energético, porque casi todo transcurre en subida, poco pronunciada pero constante. En todo caso, el ritmo ha sido un pelín rápido, 4:19 /km. Del 6 al 10, propiciado por la bajada, voy a ritmo de 4:11 /km. 10 al 15 bien, algo más lento, a 4:18, pero el promedio de los primeros 15 km es de 4:16, el necesario para el objetivo. Hacia el 16, mi esposa e hijas, que siempre ven a su esposo/padre de buen humor y entero en este tramo; luego es otro cantar.




Mis queridas zapas ASICS SkySpeed 3 no han podido darme la gloria de una marca en maratón

 Mantengo el ritmo  hasta el 20. Medio Maratón en 1:29:56. Me había propuesto pasarlo en 1:30:16, al mismo promedio que el año pasado, pero me ha salido un poco demasiado rápido. "¡Mejor!", pensarán los ingenuos...
Sigue el ambiente nublado, suelo mojado, y por fortuna no se forman charcos demasiado grandes, lo que sería una ruina para las plantas de los pies de todos nosotros.  Llego hasta el km 25 al mismo ritmo, 4:16 /km. Aquí tengo el primer aviso de que la cosa puede torcerse: hasta ahora corría tranquilo, tratando de adaptarme y ajustar los ritmos en cada km. El gemelo está aguantando, no duele. El único contratiempo que he tenido, además del que sentía en la salida y que aún no ha llegado el momento de revelar, es que el pulsímetro no da señal. Mierda. Me es muy útil para saber si he sobrepasado o no el umbral anaeróbico. El día de competición siempre pasa algo, Murphy no quiere mucho a los maratonianos... Pero a lo que iba, llega un aviso: me alcanza la primera liebre de sub 3h y su grupito perseguidor. Y entre el 25 y el 30 me llegan a alcanzar las 3 liebres que ha puesto la organización. Al principio intento no perder su pista, pero veo que será inevitable. Entonces pongo en práctico de inmediato lo que mis lectores habituales ya conocen: "el switching"; es decir, el cambio inmediato del objetivo más ambicioso a otro más asequible, sin dejar tiempo ni espacio para lamentaciones.


Así que, cuando estoy a la altura del km 28, hago unos rápidos cálculos y me digo así: " ya no puedo seguir este ritmo de 4:16 /km. Pero estoy viendo que si llego al km 30 en 2:08:30, a partir de ahí me pongo tranquilamente a 4:30 /km, y con eso hago marca personal, porque puedo acabar por debajo de 3:03:30. Y me sentiré super feliz, a pesar de no bajar de 3 horas. Como dice mi entrenador Brian Rosetti, "siempre debes celebrar una marca personal". Sobre el papel la cosa pinta bien, porque implica reducir mi ritmo como 15" por kilómetro, que es un mundo, un 6% más lento.


La estrategia no acaba de funcionar, ya que a pesar de que pintaba "fácil" sobre el papel, en la práctica no consigo ir a 4:30 /km, me sale un parcial hasta el km 35 de 4:43 /km. Así que también hay que renunciar a intentar marca personal, y por tanto realizar otro switching: ahora el objetivo será intentar bajar de 3:05, o al menos rebajar la mejor marca conseguida en el maratón de Barcelona (3:07:46). Aquí poco después del km 35 está mi familia. Mi pequeña Erica corre hacia mí con el gel, que le rechazo porque ya me he administrado el último que necesitaba. Iria, la mayor, registra la escena :-)

Video de Iria Baltar

Llego a la Plaza Catalunya, e inicio ese agradecido descenso por Portal de l'Angel. Siempre hay mucho público aquí. En el momento de mi paso están muy calmados; entiendo que no es posible estar animando sin parar varias horas a todos y cada uno de los corredores, pero en estos momentos yo necesito mucho ánimo, así que hago gestos con los brazos mientras grito por dos veces: " Dónde está, no se vé, la afición de los culés". La gente responde de inmediato y me lanzo en pos de la Catedral. Estoy ya bastante perjudicado. Descenso por Via Laietana, paseo Colón y km 40. Estos últimos 5 kms a ritmo ya de 4:57 /km. llego aquí en 2:56:01. Si de aquí a la meta viajo a 4:57 /km, mi tiempo final sería de 3:05:55, lo que supondría una mejora de casi 2 minutos respecto al año pasado, una pequeña recompensa. Pero el destino tenía reservado algo peor...

DESENLACE

Siento una especie de pinchazo, un dolor terrible en mi gemelo izquierdo. No hay derecho, sólo faltan 2 kilómetros! Siento la tentación de retirarme o ponerme a caminar, para no empeorar lo que puede ser una lesión. Pero entonces tiro de orgullo, y me digo que aún tengo una marca por batir: no bajaré de 3 horas, no haré marca personal, no conseguiré mejorar la marca del maratón BCN, pero me queda una cosa: jamás me he puesto a caminar en un maratón. Así que sigo corriendo, mientras grito de dolor y lamento mi mala suerte. Exagero en mis gritos para provocar el apoyo del público. Me aplauden y me animo, en esta subida hacia la meta que a estas alturas parece un puerto de montaña. Llego al 41 a un ritmo como de 6' el km. Lamentable, a ese ritmo no voy ni en mis calentamientos antes de un entreno. Como veo que el gemelo aguanta, intento forzar un poco. Me animan otros corredores. Al 42 ya llego un poco más de prisa. En estos últimos 195 m reclamo todavía apoyo del público. Por fin, la meta. He necesitado 12' 20" desde el km 40 para llegar, ha sido angustioso. 







Secuencia de la angustia final




EPÍLOGO

Y ahora, el relato pendiente. Qué eran esas molestias del principio de carrera? Bien, me veo obligado a revelar intimidades, y lo voy a hacer para prevenir a otros maratonianos de este trance. Resulta que un servidor está acostumbrado a tener el glande cubierto siempre por el prepucio. Pero desde el sábado tarde, el glande quedó al descubierto, y no había manera de devolverle su envoltorio. El domingo por la mañana seguía esta situación, y yo hice mil desesperados intentos para restituir el prepucio a su lugar adecuado, hasta poco antes de tomar la salida del maratón. Como no había manera, me apliqué un poquito de vaselina y dedicí intentar olvidarme del percance. Pero al llegar a casa y desnudarme para ducharme, me encuentro con esta imagen terrible de mi pantalón:


Si señores, el roce con el pantalón después de 3 horas y pico corriendo me provoco una heriditas en la base del glande, de las cuales por fortuna me recuperé en pocos días. Así que, amigos maratonianos, si os pasa algo similar a mí ya lo sabéis: vaselina en abundancia. 

La siguiente sorpresa fue que al quitarme las tiras kinésicas, el aspecto de la quemadura era fatal. Infectada y bañada en pus. Vamos, que al día siguiente tuve que ir de urgencias, donde después de la cura, me pusieron la vacuna anti tetánica y me prescribieron una semana de antibióticos.





He sacado alguna lección de este maratón? Una que ya conocía, que a veces la ambición es mala consejera. Tenía que haber estado agradecido por simplemente poder correr el maratón, pero he sido ambicioso y he querido, a pesar de todo, bajar de 3 horas. Otra lección, que he aprendido después, es que he sabido de una especie de "ley" que dice que por cada segundo por kilómetro que vayas por encima de tus posibilidades al principio, perderás cuatro segundos al final. En este caso, la primera mitad la he hecho a 4:16 /km, y la segunda a 4:40 /km. Según esto, mis "posibilidades reales" eran correr a 4:21 /km, o sea, maratón en más o menos 3:03:30, que hubiera supuesto marca personal...

Sé que ha sido determinante no poder realizar los entrenamientos previstos, sobre todo que la última tirada larga la hice 6 semanas antes del maratón, cuando normalmente la realizo 2 semanas antes. Me ha faltado tener entrenada la sensación de correr cuando ya tienes las piernas cansadas. Los entrenos de calidad han funcionado, pero en maratón es fundamental tener entrenado el "sacrificio" , y en esta ocasíon no ha podido ser. Estoy convencido de que si hubiese competido en medio maratón, hubiera podido mejorar mi marca de nuevo. Pero el maratón, amigo, es otra cosa...


Quizás el diploma más sufrido y luchado de mi carrera maratoniana hasta la fecha



La nueva costra de mi quemadura ha desaparecido al fin, dejando una marca que ahí quedará para el recuerdo. Como el atentado de Boston, que deja una herida profunda y grave de verdad. Todo mi cariño para las víctimas de ese cruel y loco atentado. 


miércoles, 6 de marzo de 2013

¡Me salté una parada! (1:25:57)

(23ª 1/2 Marató de Barcelona, 17.02.2013. 21,097 km).

A veces el destino nos tiene reservados desenlaces sorprendentes. Quién iba a decirme a mí, la mañana del 10 de febrero, mientras me dirigía caminando, con una ligera cojera, a casa desde los aledaños de CosmoCaixa, allí en las faldas del Tibidabo, que una semana después esta película tendría un final tan feliz... Sí amigos, después de haber establecido mi marca personal de media maratón en Granollers, el día 3 de febrero, en 1:27:07 (17" de mejora respecto a la anterior), tenía un plus de confianza, y me sentía animado y con fuerzas para intentar mejorarla de nuevo 2 semanas después, en la 1/2 de Barcelona.

Granollers me dejó como secuelas unas molestias en los tobillos, probablemente fruto del vertiginoso descenso. De propina, notaba los gemelos muy sobrecargados. Cuando me voy a dar masajes, cosa que hago con menos frecuencia de la necesaria y conveniente, Carlos Gallego y Eva Sanz suelen decirme: "tienes los gemelos muy sobrecargados", aunque yo llegue a sus manos sin notar molestias. Como esta vez sí las notaba, pensé: " ahora sí que los debes tener fatal". Y por ello pensaba llamar a Carlos el lunes 11 sin falta, para un masaje de descarga. Al final no le tuve que llamar para eso, sino para algo peor... Y es que el domingo, a pesar de mis precauciones de calzarme unas medias compresoras de gemelos, además de las mallas, en el km 7 de mi entrenamiento (tocaban 29 kms), al hacer un cambio de ritmo para cruzar una calle noté un pinchazo en el gemelo izquierdo. Aminoré el ritmo, pero apenas unos metros después, decidí parar por precacución, y, de vuelta a casa caminando.

Llegada a meta en la Mitja Marató de Granollers

Carlos me administró un suave masaje el martes. Su pronóstico era benigno, sólo una sobrecarga. Me aplicó dos cintas kinésicas, y al día siguiente me probé con un entreno fácil de 5 km. Todo parecía estar en orden. Mi entrenador virtual Brian Rosetti - luego os hablaré de él - me aconsejó reducir el entreno de calidad del jueves, y contentarme con las 2 series previstas de 1600 m  a un ritmo algo más rápido que el de competición (4:03 /km), dejando estar los 8 x 200 m a ritmo de competición de milla (3:24 /km) que tocaban después. El test salió bien, sin problemas, pero me alarmó que en la carrera de enfriamiento del final del entreno el gemelo volvió a protestar, y tuve que interrumpirla. Así que el viernes descansé totalmente, y el sábado decidí probarme, sin miedo. 4 kms a ritmo fácil y un último km rápido, a ritmo de competición, acabando a tope. Me salió bien, pero no las tenía todas conmigo. ¿Aguantaría el gemelo 21 kms?



Y es que estoy siguiendo un entrenamiento muy exigente para el maratón de Barcelona. con ganas de probar algo nuevo, decidí adquirir un plan de entrenamiento con asistencia por e-mail ( http://runsmartproject.com/coaching/)

 Este plan se basa en el método de Jack Daniels; de hecho el propio Jack es uno de los "coaches" (término que tan de moda se ha puesto en estos tiempos por culpa del programa de televisión La Voz). No, no estamos hablando de la mítica marca de whiskey americano; Jack Daniels es un prestigioso entrenador norteamericano, doble medallista olímpico - Melbourne, Roma - por equipos en Pentatlón moderno.

Jack Daniels es de alguna manera el padre del entrenamiento fraccionado para el corredor de fondo. Por resumir, en su método hay 5 tipos distintos de intensidades , o ritmos, de trabajo:

1) Fácil/Tirada Larga: 65-79% de la Frecuencia Cardíaca Máxima. Calentamientos, enfriamientos, recuperaciones y tiradas largas. Sirven apra construir la base aeróbica

2) Maratón: 80-90% FCM. A ritmo previsto para maratón ( o mejor dicho, al ritmo al que en el el momento actual de forma se estima que podrías competir en maratón). Se incluye en tiradas largas de forma contínua o por series, o formando parte de un trabajo fácil.

3) Umbral: 88-92% FCM. Mejora la resistencia y eleva el umbral de lactato. En mi caso el ritmo prescrito es ligeramente más rápido que el de competición de 1/2 maratón. Para corredores de élite coincide con tal ritmo, y para corredores menos entrenados con su velocidad en competición de 10 km. Se puede trabajar como carreras "tempo" contínuas o por intervalos, con recuperaciones cortas. Jack lo define como un ritmo "confortablemente duro".

4) Intervalos Aeróbicos: 98-100% FCM. Su objetivo es estresar el sistema aeróbico. se trabaja mediante series, normalmente de 800, 1000, 1600 m, a un ritmo aproximado de competición de 5km. Las recuperaciones son largas, de similar duración a cada serie.

5) Repeticiones: sirven para aumentar la velocidad y mejorar la economía de carrera. Consisten en series de 200, 400 u 800 m, con recuperaciones completas. El ritmo es parecido al de competición de 1500 m o milla. 

Dentro del punto 5) podemos incluir las progresiones, ya que se corre a un ritmo parecido al de las repeticiones. Son de 20" cada una, con recuperaciones de 30"-60". Suelen incluirse al final de una sesión de trabajo a ritmo fácil.

Bien, pues combínese esta filosofía con un entrenador que te facilita el plan - en mi caso de 15 semanas- y resuelve tus dudas al respecto, y esta es mi vida desde el 3 de diciembre de 2012. Mi "coach" es Brian Rosetti, el fundador de Run Smart Project. Se trata de un mediofondista 10 veces campeón de la Atlantic 10 Conference (una liga universitaria de la costa este americana).


El sábado Carlos me reeemplazó las cintas por otras nuevas. Y el día de la carrera decidí ser frío. Junto a dos 2 geles, puse en el bolsillo trasero de mi pantalón un billete de 10 €, para pagar un eventual taxi. Nunca he salido a competir con dinero encima, pero esta vez pensé: "amigo, como tengas que retirarte y te pille en el Forum, a ver quién es el guapo que va desde allí caminando a la zona de salida en Arc de Triomf". La idea que tenía clara es que este medio maratón era un test de cara al maratón; en el momento en que no pudiera mantener el ritmo objetivo si se producían molestias en el gemelo, abandonaría la carrera.



El objetivo era bajar de 1:27 sí o sí, a ser posible estando cerca de 1:26:15. Con ese tiempo la calculadora de Jack Daniels proyecta marca por debajo de 3 horas en maratón. Optimista? Es posible. El caso es que mi estrategia era llegar al km 10 en 41:00, al km 20 en 1:22, y de ahí apretar un poquito para firmar 1:26:15.

El día era perfecto para correr: temperatura alrededor de 11º, nublado. El speaker nos hizo reír a todos cuando mencionó el "frío" que hacía. Saludo a Toni de las Heras, que sale del cajón sub 1:20. Yo saldré por detrás, en el sub 1:30. Pistoletazo de salida, y para allá vamos. Este año el recorrido se supone más rápido que el alño pasado, gracia sa reducir un par o 3 de absurdas curvas que había. Me extraña ver tan cerca de mí a Toni en el primer kilómetro y pienso: "qué raro, no me ha dicho que tenga algún problema, me parece que va lento". Qué va, era yo el que iba demasiado rápido: primer kilómetro en 3:54", cuando el objetivo de ritmo promedio era de 4' 05". Me propongo ajustar el ritmo en el siguiente km, pero tengo el día "speedoso", y me sale también por debajo de 4, a 3' 59". Ahora ya llegamos al Paralelo, subidita que obligará a ajustar de verdad. Me sale el 3 a 4' 12", y como debe parecerme demasiada moderación, en el 4 me voy a 4' 01". Del 4 al 5 por fin pongo la cabeza y llego en 4' 07". Parcial de estos primeros 5 kms, 20' 15". 15" de colchón, ahí es nada.


Ahora ya entraremos en una parte llana, pasando por la Gran Vía, luego bajar Passeig Sant Joan hasta Arc de Triomf, calle Pallars y subir hasta la Torre Agbar. km 10 en 40' 32", el ritmo medio ha bajado ligeramente, pero el colchón se ha ampliado hasta 28". Bien, bien, bien. Debo decir que al empezar la carrera sospechaba que al principio estaría pendiente de mi gemelo, pero que llegaría un momento en que me olvidaría de él. Pues no. La verdad es que EN TODO INSTANTE estoy pensando en el gemelo. Al llegar al km he pensado: "bueno, si ahora tuviera que retirarme, por lo menos ya he hecho un test sobre 10 km, un buen entreno de umbral anaeróbico". Esa tarde, mi suegro me dirá: "Esa ha sido la clave, pensar constantemente en el gemelo. Así has liberado tu mente de otras presiones y preocupaciones externas".

Como anécdota, cuando iniciaba el descenso por Passeig Sant Joan me pongo a la altura de Koldo González, atleta campeón en 2012 de la categoría de edad 35-44 de Championchip. Me extraña verle por allí, a un tío que ronda la marca de 1:12. Le pregunto . " Que haces por aquí, entrenando?". Sonríe y me dice que acompaña de liebre a alguien a bajar de 1:25. Le replico: "ahora tenían que echarnos una foto, que te estoy ganando". Y en efecto, nos tiran una foto. Pero en ese momento el iba delante de mí, mecachis!! 


Koldo González en primer plano con el 541. Yo estoy unos metros más atrás.

Y volvemos a la carrera, del 10 al 15. En este tramo mi ritmo es más irregular (4' 19", 4' 05", 3' 56", 4' 10", 4' 02"). Tengo un momento de bajón en esa parte del recorrido que transcurre por la parte fea de la Gran Via - como en el maratón - pero la bajada por la Rambla Prim me regenera; luego subo muy bien por la Diagonal, y giro de 180º para bajar. Por cierto, el giro está tan mal señalizado que, conscientes o no, todos los corredores que me preceden recortan un par de metros; yo hago lo mismo. Evito los recortes en lo posible, procuro servirme de ellos sólo si es necesario por mi seguridad o la de otros. Tampoco quiero convertirme en un adalid y dar lecciones de ética deportiva. Al principio, los recortadores me indignaban, porque no entiendo que a mi nivel puedan existir. Ahora simplemente me hacen fruncir el ceño, y pronto me darán lástima, simplemente. Hacerse trampa a uno mismo es el colmo de lo absurdo. En fin, que llego al km 15 en 1:01:05, cuando me bastaba 1:01:30. Así que mi colchón sigue siendo holgado, de 25". 


Con mi flamante calzado amarillo eléctrico ASICS Sky-Speed 3. Excelente zapatilla mixta con la que correré el Maratón de Barcelona. ASICS va a discontinuar el producto esta primavera, sustituyéndolo por la DS Trainer Neutra, que pesará 20 gramos menos.


En este momento, me siento relajado, pues me vuelvo a decir que, de retirarme, ya habría sido un entreno fantástico. Y ahora, a bajar por la diagonal hasta el Forum. Pero ya no "apetece" retirarse, llegados hasta aquí, hay que intentar le objetivo. Llego al km 16 con parcial de  4' 08". El siguiente km en 4' 06", en plena ronda litoral. Siguiente en 4' 05", bien. Aquí hay un tropel de recortadores descarados; ganas dan de hacerles algún comentario. En cambio, en un discreto corte que hago en un bordillo, soy recriminado por una corredora, que no acepta mis disculpas ni explicación de que lo he hecho porque me veía encerrado. En fin, sigo para adelante. Luego, caballero que es uno, la espero en la meta y me disculpo de nuevo (ver video). Un nuevo km en 4' 06" y, por fin, en el 20 en 4' 09". 



Llegando a la meta. Tras de mí, un atleta marroquí al que conozco hace algún tiempo; nos dimos la mano hacia el km 19. Es un excelente corredor de millas,pero en media maratón le gané yo ;-)



Mal último parcial, pero atención, estoy aquí en 1:21:40. Aún 20" de margen sobre al tiempo previsto. Veo asegurada la marca personal, también el sub 1:27. Intuyo la posbilidad de bajar de 1:26, pero no quiero arriesgar demasiado. Decido tirar, pero siempre pendiente del gemelo. Contra mi costumbre, no miro mi cronómetro al pasar por el km 20. Entro en meta a ritmo rápido pero controlado, con el dedo índice levantado, mi ritual cuando hago marca personal. Sé que la he conseguido. Ahora ya puedo mirar mi reloj: 1:25:58, pone ahí. Más tarde sé que me he cronometrado 1" de más, como casi siempre. MUY FELIZ. Mejora de marca en 14 días de 1' 10". Eso es un ritmo por km 3,3" más rápido, no está nada mal. Y la mejora respecto a la marca del año pasado es de 1' 27". Brutal.  


Indice izquierdo alzado, mi ritual cuando cruzo una meta con marca personal




Me dejo colgar la medalla muy a gusto. Por cierto, no sé si lo he dicho alguna vez: estoy muy en contra de que se den medallas a todos en un medio maratón, me parece exagerada la "proeza". El maratón es otra cosa. Maratón... Ya están mis calculadoras echando chispas. Las tengo agrupadas por categorías, en función de la precisión que han demostrado en anteriores maratones de BCN respecto a la marca en 1/2 Maratón. Lástima que el grupo de mejores predictores ofrece la marca más pesimista, 3:04:24. El siguiente grupo daría 3:01:50, que no está mal. Un tercer grupo predice 3.02:45, y por último, el grupo que peor ha estimado hasta ahora da 3:00:23. Conclusión: mi estado de forma actual me debería permitir mejorar mi marca de 3:03:47 y al menos luchar por la anhelada marca de 2.59:59.



Me aferraré como clavo ardiendo a la elegante fórmula de Pete Riegel:


T2 = T1 x (D2/D1)1.06

Donde T2 es la marca a estimar, T1 la marca de referencia obtenida en otra distancia, D2 la distancia de la carrera a estimar, D1 la distancia de la marca de referencia, y 1,06 el coeficiente de corrección, que expresa la pérdida de ritmo que inevitablemente se produce al correr una distancia más larga. Bien señores, utilizando mi marca de medio maratón, Riegel me predice maratón en 2:59:12. Mi coach Brian Rosetti cree que debo intentar el 2:59:59, y mi suegro pronostica que estaré en 2:58 y pico. Por cierto, que he pensado algunas mejoras a la fórmula de Riegel. Si algún mecenas puede ofrecerme una subvención, me ofreceré gustosamente a implementarlas. Necesito mucho tiempo, muchos datos y muchos cálculos.

Entretanto, a sanar mi gemelo, que me dio otro sustito el domingo, al final de mi entrenamiento, cuando estaba finalizando sin problemas 16 km a ritmo previsto de maratón (4' 15" / km). Carlos ya me ha puesto otra cinta kinésica. También arrastro molestias en el tobillo izquierdo, diría que desde la bajada en tromba en el medio maratón de Granollers. Hoy, a sólo 11 días del maratón, llevo una nueva cinta, esta vez "trifásica". Y antes del amratón, iré a ponerme otra nueva. Es una pena, ahora que estoy en el mejor estado de forma de mi vida, llegan estas complicaciones del gemelo... En fin, PERSEVERAREMOS.

Por cierto, alguien tiene mis 10 €? La falta de costumbre de llevar billetes encima para competir... Al sacar un gel de mi bolsillo, debió caerse la pasta, porque al llegar a casa el bolisllo estaba vacío. Pero lo doy por bien empleado, la marca lo merecía!




Remojé en abundancia el éxito. A media tarde cayó un Suffering Bastard, uno de mis  cocktails favoritos (el nombre es genial, además). ¡ Algún día debo dedicarle una entrada! Refrescante trago a base de gin, bourbon, lima, Angostura bitter's y ginger ale. El adorno ortodoxo es una ramita de menta y un twist de naranja.