MIS ULTIMOS 30 DIAS

My graph

VERDADES COMO PUÑOS

"Nulla aesthetica sine ethica. Ergo apaga y vámonos" (No hay éstética sin ética). JOSÉ MARÍA VALVERDE.


domingo, 24 de enero de 2010

La Media Maratón de Sitges: ¿Severo toque de atención o gran carrera?

(27 Mitja Marató de Sitges. 10.01.2010. 21,0975 kms)





Mmm, la verdad es que tocaba narración coctelera, pero aunque no os lo creáis, mi pequeño pero selecto grupito de seguidores del blog, he recibido una petición directa de escribir sobre el Medio Maratón de Sitges, que disputé el pasado 10 de Enero. Así que allá vamos... Pero antes debo mencionar mis dos anteriores competiciones , disputadas después del Maratón del Mediterráneo. La Jean Bouin (10 km) a final de noviembre, donde me propuse como objetivo bajar de 41' y lo conseguí por los pelos con 40' 59", y la Cursa dels Nassos (Sant Silvestre de Barcelona, 10 km), donde pretendía consolidar otra marca sub 41', pero entre que no tuve el día y la nefasta organización de los cajones de salida, tuve que conformarme con unos modestos 42' 08".


Bueno, ya estamos en Sitges, en un día soleado pero gélido. Toda la península ibérica está sufriendo una ola de frío, de la que el microclima de Sitges no se libra. Así que, contra lo que es habitual en mí, decido competir con camiseta de manga larga. Por suerte la salida es a las 10 de la mañana, en lugar de las habituales 9 am de la mayoría de carreras populares. Escarmentado de lo que sucedió en la Cursa dels Nassos, y como aquí no hay cajones, decido situarme muy adelante en la salida, detrás de un atleta que será liebre para 1 h 25 min. Mi objetivo es más modesto: pretendo bajar de 1h 29 min o, como mínimo, conseguir mejorar mi marca de 1:29:32. El año pasado, en la anterior edición de la Media Maratón de Sitges, acabé en 1:31:43.

Se da la salida, y como en esta ocasión no cuento con la guía de mi compañero Oriol - con su intuición, experiencia y velocímetro -, deberé prestar atención e intentar aproximarme por intuición al ritmo objetivo. Pretendo hacer los primeros kms a un ritmo aproximado de 4' 15" el km, para posteriormente ir aumentando la velocidad. La media para el objetivo sería de 4' 13" el km; con 4' 15", igualo marca.


Poco antes de la salida. Día soleado, pero bastante frío.

Paso el primer km en 4' 09". Un pelín demasiado rápido, así que decido aminorar LIGERAMENTE el ritmo. Las mayúsculas del "ligeramente" no son casuales, y pronto veréis por qué. Llego al 2º km, consulto el tiempo parcial,¡ y me sale 5' 25"! No doy crédito. (Más tarde supe que ese parcial realmente fue de 4' 10"). Ese resultado me desconcierta un poco, no entiendo nada, deseo hablar con alguien y comentárselo... Pero para no ponerme más nervioso, desisto de hablar y sigo. Y encadeno buenos parciales hasta el km 6, haciendo cada km clavado en 4' 13". Pero en el 7º y el 8º, aunque suene a excusa, debo decir que acuso el ritmo fuerte de la salida y el desconcierto por el parcial del km 1 a 2, me salen unos tiempos un poco lentos: 4' 21" y 4' 22". Mala cosa es esa, porque estamos ya saliendo de Sitges para seguir por la carretera de Vilanova. Es un tramo de unos 2 kms cuesta arriba, y luego daremos la vuelta al llegar poco más allá del km 10, y serán cuesta abajo.

La liebre de 1:30:00 me alcanza, y le comento: "ufff! Si estás a mi lado es que voy mal", y trato de apretar el paso un poco. Pero es inútil, poco después me vuelve a "pillar". Aprovecho para quedarme a su lado y comentar la jugada. Le indico que he notado algo raro entre el km 1 y 2, pero me dice que vamos bien de ritmo. Bien va él, porque cuando la cuesta aumenta su pendiente, el tío no aminora el ritmo, y él y su grupo de seguidores me dejan atrás. Hasta el km 10 mis parciales son de 4' 11" (muy bueno) y 4' 23" (perdonable por la subida). Cojo el botellín de agua del avituallamiento, y me hago el propósito de atrapar de nuevo a esa liebre al final de la cuesta. Intento aprovechar la bajada, y me dejo llevar un poco por el ritmo de un corredor de club al que le veo buena pinta. Llego al km 12 en 4' 06" y 4' 02", pero la liebre está fuera de mi alcance visual... Y en ese punto me desanimo, ya que siento que no podré atrapar a la liebre y, por tanto, no seré capaz de conseguir el más modesto de mis dos objetivos de hoy: la mejora de marca.


Otra cosa que conviene mencionar aquí es que en esta carrera he cometido dos errores, que además parecen incompatibles entre sí: exceso de confianza por un lado, y subestimación de mi capacidad por otro. Al principio de la carrera, antes de salir, me dije: "tío, eres la pera, esta es únicamente tu cuarta media maratón, y volverás a mejorar tu marca. Cada vez lo has conseguido". En cambio, mientras estaba corriendo me dije también: "chaval, ¿ cómo vas a ser capaz de correr 21 kms a un ritmo más rapido de 4' 15", si en entrenamiento actualmente apenas corres 7 kms a ese mismo ritmo? El primer pensamiento, excesivamente optimista, me restó concentración. El segundo, excesivamente pesimista, hizo que me pusiese límites a mí mismo.


En fin, sigo adelante, luchando. Espíritu de lucha, creo que es mi mayor cualidad atlética. Así me lo dijo en su día mi amigo Oriol, y me lo he acabado creyendo :-) Hago dos parciales buenos de 4' 14" y 4' 13"; estamos en el km 14. Parece que me estoy recuperando, pero la verdad es que noto cansancio muscular. En estos últimos 4 kms, de algún modo, "me he vaciado". Noto como no puedo seguir el ritmo, y que me adelanta algún corredor. Y así, en lo siguientes 4 kms, me voy hundiendo lentamente: 4' 28", 4' 27", 4' 22", 4' 25". Estoy cansado y llevo un buen rato corriendo sin la motivación de alcanzar una marca o el objetivo previsto; corro únicamente por lo que se conoce como pundonor.



Me pasa una pareja de corredores veteranos, uno por la izquierda y otro por la derecha. Una vez me adelantan, se sitúan delante de mí, cerrándome un poco. Se que no hay mala intención en su maniobra, que van juntos y me han dado por sobrepasado. Pero el caso es que me sienta mal, y me digo: "hey amigos, ¿qué es eso de pasarme así? Que llevo varios kms bajando el ritmo, pero de ahí a que me paséis vosotros, nanay". Y de inmediato, y cuando digo de inmediato es de inmediato, les paso yo a mi vez. Y llego al km 19 con un parcial aceptable de 4' 18". Aceptable, pero no notable, ya que de nuevo me alcanzan y adelantan los dos atletas. Y de nuevo, como un resorte, acelero y les paso yo. Y esta vez me planto en el km 20 con un parcial muy bueno, 4' 09", buenísimo teniendo en cuenta mi sufrimiento en esta carrera.



Ya hace un rato que estamos en la largúsima recta final, el precioso Paseo Marítimo de Sitges. Y casi llegando al km 21, muy cerca de la meta, de nuevo intentan adelantarme los 2 veteranos. Y una vez más, no lo permito. Esta vez mi mensaje es: "¡Sí, hombre! Si no os he dejado adelantarme las 2 veces anteriores, os voy a dejar ahora que ya huelo la meta! ¡Ni de coña!". Y meto la mítica quinta marcha. Desde el km 20 hasta la meta, situada a los 21,0975 kms , me planto en 4' 30", es decir , a un ritmo por km de 4' 06"; no está nada mal para ser una Media Maratón. Por supuesto, ya no me alcanzan... :-)




Llegando a meta


Por la tarde veo la clasificación en casa, en la que me adjudican 1:30:58. Pienso que por lo menos he bajado de 1:31, y que mejoro mi marca del año pasado en esta carrera, en que hice 1:31:43. También encuentro consuelo en el hecho de ocupar la 74º de mi categoría (45-54 años) sobre 541 atletas, mejorando mucho lo del año pasado, 143º de 587. Pero me autocritico por mi exceso de confianza, y por lo lejos que he quedado de mi objetivo 1:29:00. La cosa hubiera sido peor si no hubiera acontecido ese pequeño "pique" con los dos veteranos; gracias a esa anécdota ha aflorado mi orgullo, que me ha proporcionado ese extra de energía que necesitaba. Aunque tengo algo claro: se corre más o mejor cuando se está cerca de conseguir un objetivo personal o mejorar la propia marca que compitiendo por un pique. Mi "enemigo" más motivante está en mi interior.


Cara de esfuerzo


Al día siguiente comento la jugada con Josep Mª, un reportero futbolístico de TV, que va a mi mismo gimnasio y que tambíen disputó la carrera, como parte de su preparación para el Maratón de Barcelona (que será su primer maratón por cierto). Me confirma que muchos corredores protestaron, conscientes de que algo raro había pasado entre el km 1 y el 2. El mosqueo es considerable porque muchos buscaban acreditar marca para poder disputar el Maratón de New York, y no la han conseguido. Creo que en mi categoría de edad, +40, se necesita bajar de 1:30.


En efecto; el martes, la organización publica una disculpa en su website, confirmando que entre el km 1 y el 2 la medición era incorrecta, ya que había nada menos que 295 metros de más. 3/4 de vuelta a una pista olímpica, ni más ni menos.

http://www.mitjamaratositges.com/

Y proceden a compensar los tiempos proporcionalmente, con lo que se me adjudica 1:29:43; eso ya suena mejor. Todo cuadra: he "ganado" 1' 15". Por tanto, mi parcial real entre el km 1 y el 2 fue de 4' 10", no de 5' 25". En un primer momento me pongo contento, pero cuando reflexiono un poco, estoy más enfadado que antes. Me he quedado a sólo 11" de igualar mi marca de 1:29:32. Y es cruel, porque si yo en el km 20 hubiera sabido que estaba rozando mejorar marca, hubiera sacado el hígado por la boca, lo hubiera dado todo. La carrera está distorsionada desde su comienzo...




Saludo con desgana, decepcionado por mi actuación


Así que yo hago mi auto-crítica: es cierto, no estaba tan fuerte como pensaba, aunque tampoco está mal. Pero la organización de la Mitja de Sitges sí que debe reflexionar. Ya son 27 ediciones, no se trata de una novatada, esa no puede ser la excusa. Caótica recogida de dorsales, con larguísimas colas; Club del Mar cerrado, trasladándose las duchas a un Pabellón lejanísimo. Y la citada pifia de medición. Esta es una bonita carrera, pero errores así pueden hacerle perder afluencia a esta primera carrera importante del año, en la que había una notable participación de atletas no catalanes, tanto extranjeros como del estado español.


Me despido de la competición hasta la Media Maratón de Barcelona del 14 de febrero, último test antes de mi cuarto maratón, Barcelona 2010 el 7 de marzo, el maratón del año en que somos sede del Europeo de Atletismo :-)