MIS ULTIMOS 30 DIAS

My graph

VERDADES COMO PUÑOS

"Una mala carrera es un buen entreno". Nacho Cáceres


miércoles, 24 de septiembre de 2008

Estrategia equivocada

(30ª Cursa de la Mercè, 10.000 m, 21.09.2008)




Domingo 21 de septiembre, 9:30 horas de la mañana de un día nublado, con temperatura ideal para correr. El alcalde de Barcelona da la salida de esta carrera de Festa Major para la que me he preparado con un exigente entrenamiento diseñado por Martín Fiz. 6 semanas, desde el 11 de agosto, una media de 42 kms semanales, que incluyen series de 2.000 m muy duras. Llevo un dorsal bajo, gracias a mis tiempos acreditados, com lo que salgo en el segundo cajón, justo detrás de los corredores de élite. Mi objetivo es muy ambicioso: bajar de 40'. Mi mejor marca es del final de la temporada pasada, primero de junio, 41' 20".



Mi táctica de carrera va a ser la siguiente: salida fulgurante, a 4'00" el km o más rápido, lo que salga, llegar hasta el km 7 a un ritmo de 4' 04" el km, y pegar el acelerón en los 3 últimos kilómetros, corriéndolos a 3' 50". Con ello se consiguen 39' 58". Sobre el papel funciona, sólo hay que "matarse" 3 kms, y el cambio de ritmo únicamente supone incrementar la velocidad un 6%. Incoveniente: el último kilómetro transcurre en pendiente de subida y, ah, otro inconveniente mayor: en los entrenamientos me ha sido imposible completar las series de 2.000 m a 4' 00" o menos que Martín Fiz sugiere, así que sé que será muy difícil conseguir hoy mi objetivo; pero al menos, espero mejorar mi marca personal.



Tomo la salida al lado de mi colega Oriol, que me da libertad para ir a mi rollo, ya que el piensa correr hoy a un ritmo más lento de 4' 15" (que no es moco de pavo, por cierto). Salgo como un poseso, y completo el primer km en 4' 04". Corro muy a gusto hasta el km 4, siguiendo a las liebres que he seleccionado visualmente, pero suplico mentalmente que llegue ya el avituallamiento del km 5. Rebaso este hito en 20' 21", sólo un segundo por debajo del plan. ¡Acabo de correr los 5000 m más rápidos de mi vida! El problema es que mientras agarro el botellín de agua, doy unos rápidos sorbos y me echo dos veces el resto del agua por la cabeza para despejarme, me doy cuenta de la cruda realidad: estoy bastante hecho polvo, tengo pinchacitos en la cintura y siento ese inquietante hormigueo en los brazos, síntoma este que siempre achaco, y no sé si estoy en lo cierto, a un amago de hipoglucemia fruto del esfuerzo extremo. No tengo ni idea de mi ritmo cardíaco , porque mi pulsímetro está en la tienda a ver si me lo reparan o cambian... Así que tomo la frustrante pero necesaria decisión de bajar a un ritmo en el que me sienta más cómodo, y esperar a que llegue la recuperación para, si me es posible, acelerar hasta el ritmo inicial...



Hacia el km 6

... Echando un vistazo al reloj me doy cuenta que he corrido desde el km 5 hasta el km 7 en 4' 30" / km, ritmo que hace un año era mi objetivo de carrera y que ahora me parece ridículamente lento. Estoy sufriendo, no corro a gusto y he estado tentado, durante un instante, de echarme a un lado y abandonar. Pero decido apretar los dientes, y luchar para intentar al menos mejorar mi marca. Mala cosa, por cierto, empezar a apretar los dientes cuando aún falta por cubrir el último cuarto de carrera...



Sufriendo...


Al llegar al km 8 me siento un poco mejor, y como coincide con un descenso, decido exprimir la poca energía que me queda. Veo que para mejorar mi marca debería cubrir los últimos dos kms en menos de 8', y me temo que ello no va a ser posible , dado que el ultimo km transcurre en subida...

... Y a partir del km 9 noto que la mente quiere, pero el cuerpo no puede más. Cruzo la meta destrozado, y comprobando que no he conseguido mejorar mi marca. Me consuelo al saber que con mis 42' 10" he realizado la segunda mejor carrera de 10.000 m de mi vida, pero es evidente que la estrategia ha fallado. Porque en noviembre pasado corrí en 42' 16", en abril en 42' 17", y acabé con sensaciones mucho mejores y más entero. Sobre esas carreras, apenas he mejorado 6" y en cambio, me siento más cansado que cuando terminé el Maratón de Barcelona.



Cansadísimo al cruzar la meta

Está claro que mi ambicíon ha sido excesiva y me ha jugado una mala pasada; y ahora ya tengo más claro lo que he de hacer en las siguientes carreras de 10 km. Los resultados muestran que tengo consolidados tiempos que me sitúan entre los 42' 10" y los 42' 17"; sólo en una ocasión he bajado de 42'. Así pues, en la siguiente carrera, para recuperar la moral y, sobre todo, para seguir un progreso paulatino y sistemático, mi objetivo va a ser más realista: bajar de 42'. Una vez haya consolidado y visto que ese aún modesto objetivo se me queda corto, pasaré a afrontar el bajar de 41' (hito que aún no he conseguido). Y sólo entonces me plantearé abandonar el reino del 40 y pico y pasar al ansiado 39' 59".

Oh, por cierto, han finalizado la prueba 7.042 corredores, de un total de 9.000 inscritos. Yo he acabado en el puesto 524, lo que significa superar al 93% de los atletas que han llegado a la meta. Quien no se consuela... :-)

viernes, 19 de septiembre de 2008

"Sóc corredor"

Dedicado a mi compañera de trabajo Ana B., que en su día utilizó la metáfora del largo noviazgo para definir mi relación con la compañía para la que ambos trabajamos





Escribo esto el 2 de agosto. Ayer me senté en la consulta del cardiólogo, después de hacerme el electro cardiograma obligado por ser primera visita. Él era un señor mayor, de esos que ya no quedan, merced a ese estúpido valor extra que ha adquirido en nuestros tiempos la juventud; la edad porque sí, sin ninguna cualidad inherente a ella. Me gustó enseguida ese hombre, porque era claramente de la vieja escuela: hablaba muy poco, se movía lentamente, manejaba una pequeña agenda del siglo pasado, con hojas sueltas sujetas con gomas...





Mi electrocardiograma

Por fin se dirigió a mí, para conocer el motivo de mi visita. Empecé mi breve explicación diciendo: "Sóc corredor. Corredor afeccionat, i vull fer-me una prova d'esforç màxim" (*). Sóc corredor... Es la primera vez en mi vida que me defino de esta manera. En alguna ocasión me he presentado como licenciado en Psicología, otras como coctelero - algunos me llaman campeón del mundo, me halaga -, muchas como ex-miembro de la banda Claustrofobia ( http://claustrofobia.tk/), también como Master en Dirección y Administración de Empresas por ESADE... Pero la mayoría de veces en las que se requiere mi presentación formal me identifico como ejecutivo comercial de publicidad, cuya misión es vender los espacios publicitarios de un muy importante medio de comunicación español.



Así que mi nueva tarjeta de visita al mundo, desde el 1 de agosto, es ser corredor. Me he sentido una persona distinta, y probablemente mejor. Libre y poderosa. Porque... ¿sabéis? La relación que tengo con la compañía para la que trabajo, en la cual ya llevo 16 años, la calificaría como "de emirato árabe". Mi empresa es el emir, con numerosas esposas, y yo soy una concubina. No llego al rango de esposa. Vivo en el harén, eso sí, y tengo ricas vestiduras, buenos alimentos y el respeto de todos los que allí se hallan... Nuestro "noviazgo" dura ya 16 años, pero el emir no se decide a casarse conmigo... Cuando nos conocimos, él me embelesó con sus palabras y promesas de riqueza, con una dulzura que más que árabe parecía italiana. A él le debió gustar de mí no sólo mi belleza y mi cuerpo bello y lozano de 28 primaveras, sino también mi carácter decidido y franco.



Yo era la más bonita del harén, ¿ a que sí?

Han pasado los años, la lozanía no es la misma , la ilusión ha menguado, y el emir sigue tomando esposas, en general más jovenes que yo, pero no más bellas ni más dotadas de gracias ni artes que yo, y trato de ser humilde al decir esto. Yo amaba al emir con todo mi corazón, estaba enamorada como una adolescente. Ahora siento que él nunca lo estuvo de mí, ni ha demostrado que su afecto fuera del todo sincero...





Siempre he bailado con pasión para el emir


... Y ahora, mientras sorbo una extraña bebida que me ha preparado el cortesano Nostromo, que lleva el nombre de Thank You Mr Peychaud, "Macháquese una ciruela en el fondo de la coctelera, con un poco de azúcar moreno. Añádanse un par de generosos golpes de Peychaud's bitters y dos medidas de ron de especias de Puerto Rico. Remuévase la mezcla. Viértase sobre vaso bajo lleno de hielo, que previamente ha sido recubierto de Chartreuse verde, y descartado el exceso del mismo. Por último, exprímase el exterior de una corteza larga de limón sobre el vaso, frótese el borde con ella y finalmente introdúzcase tal adorno en el vaso", trago exquisito en esta tarde de agosto, mientras bebo este elixir, veo mi futuro más claro...



...Emir, aquí estoy en tu harén; tú eres el poderoso y yo la concubina. En tu harén me quedo y a tu disposición estoy. Pero ahora soy una corredora. Huy, quiero decir, soy un corredor. Corredor de fondo. Y el jueves realizaré mi prueba de esfuerzo máximo. Para conocer mi límite y acercarme a él. Porque en el Maratón 2009 de Barcelona quiero hacer algo grande. Muy grande. MAXIMUM . SOY UN ATLETA. SÓC CORREDOR...



video
Elektro Kardiogramm. KRAFTWERK. Video casero.



... Y hoy viernes 5 de septiembre, he vuelto al cardiólogo a comentar los resultados de la prueba, que consiste en andar y correr sobre una cinta que cada vez se movía a mayor velocidad. El informe de tal prueba fue, por cierto:


"El paciente se ha ejercitado según el BRUCE durante 11:07, alcanzado un nivel de trabajo de 23.9 METS. La frecuencia cardíaca en reposo era inicialmente de 56 lpm, alcanzó una FCM DE 171, que representa un 97% de la FCM predicha para la edad. La presión sanguínea en reposo era de 120/75 mmHg y alcanzó una presión máxima de 230/75 mmHg. la prueba de ejercicio se detuvo por fatiga" (**)


"Conclusiones: Prueba de esfuerzo submáxima detenida por fatiga muscular a los 11 minutos. Se alcanza el 97% (171 lpm) de la FCM teórica (***). Muy alta capacidad de ejercicio para edad y sexo (23.9 METS). Respuesta cronotrópica adecuada ante el esfuerzo. Respuesta hipertensiva sistólica ante esfuerzo máximo con rápida normalización en el post-esfuerzo. No se evidencian arritmias. Prueba es clínica y eléctrica negativa para isquemia". Pues eso :-)


Así que hoy 5 de septiembre, entro en la consulta del veterano cardiólogo, y se dirige a mí como : "Vostè és el corredor..." (****). Sí, eso es lo que soy. Sí, señor. SOY CORREDOR.



(*) "Soy corredor. Corredor aficionado, y quiero hacerme una prueba de esfuerzo máximo"


(**) ¡qué coño fatiga! ¡Lo que dije es que tenía los brazos cansados de correr agarrado a la barra de la cinta, y va el médico y la para!


(***) en un par de competiciones de 10.000 m he llegado a 187 lpm , o sea, un 106%, y aquí estoy para contarlo


(****) "Usted es el corredor"